BARCELONA 31-VADAR 30

Jallouz y Entrerríos hacen líder de grupo al Barcelona

Se impuso por 31-30 al Vadar de Macedonia, pierde a Jicha por lesión en un choque en el que no se enfrentaron los Lazarov y los Dujsebaev

0
Jallouz y Entrerríos hacen líder de grupo al Barcelona
RODOLFO MOLINA DIARIO AS

No hubo duelos fratricidas porque sólo jugar Kiril Lazarov y Alex Dujsebaev, y sus hermanos y rivales, no. Y ganó el Barcelona que alcanza al final de la primera vuelte el liderato, pero el 31-30 final no es un buen presagio: ganaba por dos dos goles, Xavi Pascual pidió tiempo muerto para asegurar la última posesión, "porque si no se puede no se tira no se tira, que es mejor ganar por dos que por uno" dijo el entrenador, preparado el triunfo por tres goles. Pues bien, Syprzak cometió falta en ataque ante Maqueda con exclusión incluida, y el Vardar en tres segundos marcó el gol que no quería Pascual para acabar con 31-30.

Fue de esos partidos con nombres propios, y en el Barcelona los aportaron el tunecino Jallouz y el asturiano Raúl Entrerríos. Su combinación ofensiva, 17 goles, sacó al Barcelona de un atasco monumental en un partido en la que la defensa macedonia le hizo mucho daño.

La primera mitad de Jallouz fue fantástica: 8 goles de 9 intentos, la mitad de los tantos del equipo barcelonista, en un encuentro en que Jicha salió en defensa, y en un ataque de la primera parte se lesionó. En los próximos días se sabrá el alcance de su lesión, una más en la primera línea, aunque el africano por sí mismop hizo que nadie se acordase de Rutenka ni de Jicha.

El Barcelona se encontró con un rival correoso, brillante por momentos, que le buscó las cosquillas al campeón español. La salida de la segunda parte, además, puso en apuros al Barcelona con un 0-3 para ya no perder la igualdad del choque hasta el final.

Los goles de Víctor Tomás, que ya supera los 500 en la Champions, y del pivote Syprzak, fueron un aportación magnífica para el tándem Jallouz-Entrerríos, porque el resto estuvo controlado y por debajo de sus números habituales.

Y lo que son las cosas, en los últimos minutos Raúl González también especuló a perder por lo menos posible, quizá porque el vallisoletano debe pensar que sólo a punto del Barça en la segunda vuelta tal vez esa mínima diferencia le venga bien.