NATURHOUSE 30-MEDVEDI 26

El Naturhouse mantiene el liderato ante el Medvedi, 30-26

Les costó más trabajo de lo previsto al equipo riojano, que dio entrada en el encuentro a Velasco, actualmente el segundo entrenador.

0
El Naturhouse mantiene el liderato ante el Medvedi, 30-26
ABEL ALONSO EFE

El Naturhouse se mantiene como líder de su grupo en la Liga de Campeones tras ganar por 30-26 al Chevhoskie Medvedi ruso, en un choque que no se ha definido hasta los últimos cinco minutos. El Naturhouse no ha logrado adaptarse bien al planteamiento de su rival, que es el único que le ha ganado este año, y eso ha llevado el partido a una dinámica en la que pudo complicarse mucho para los riojanos, aunque al final su mayor calidad definió el choque.

El Naturhouse empezó frío el partido, sin ritmo y con muchas indecisiones ante la defensa rusa, lo que le hizo ir a remolque muchos minutos.

En realidad, el equipo riojano parece haberse acostumbrado a empezar sus partidos lentamente, a dejar un margen a su rival de varios minutos antes del descanso y hoy, a pesar de la obligación de ganar, volvió a hacerlo.

El conjunto de Moscú leyó bien la falta de tensión local y con un juego muy rápido se colocó por delante (1-4) y pudo haber hecho más de no ser las paradas de Kappelin.

La primera reacción del Naturhouse sirvió para igualar el partido (6-6) pero no fue real, porque sus imprecisiones hicieron que el conjunto ruso siguiera seguro de sí mismo y volviera a adelantarse (8-11).

Entonces sí que el Naturhouse cambió; dio entrada en el campo a Velasco, su segundo entrenador -que tiene licencia de jugador por las lesiones de varios miembros de la plantilla, aunque no había intervenido hasta hoy- y descolocó al Chevhoskie.

No obstante, aunque el equipo riojano pasó a dominar el partido, solo le dio tiempo de alcanzar el descanso con igualdad en el marcador a 14 goles.

El equipo riojano empezó mejor el segundo tiempo, pero tardó mucho en imponer su defensa y dedicó más de un cuarto de hora a enzarzarse en un intercambio de golpes con su rival que no le interesaba.

Durante 18 minutos a cada ventaja local le sucedía un empate (hasta el 22) y aunque el equipo riojano logró entonces una corta renta (24-22) siguió demasiado tiempo sin demostrar autoridad y sin saber cómo parar a un rival anárquico en su juego.

Pero al final, la lógica cayó por su peso y a falta de cinco minutos para el final el Naturhouse se adelantó por primera vez por tres goles (27-24) y ya no volvió a temer por la victoria.

.