NATACIÓN SINCRONIZADA

Tarrés no ve su fichaje por Ucrania como una provocación

“Es una oportunidad y un reto”, dijo Anna Tarrés. “No entiendo el regreso de Mengual… Sería interesante para la salud del deporte trabajar la base”.

Barcelona
0
Tarrés no ve su fichaje por Ucrania como una provocación
RODOLFO MOLINA DIARIO AS

La ciudad de Kharkiv (Ucrania), a escasos 60 kilómetros de la frontera con Rusia y a menos distancia del foco del conflicto entre ambos países, será la segunda casa de Anna Tarrés en este año olímpico. Es allí donde se entrena la selección de sincronizada que aspira a su primer podio olímpico pese a “tener menos recursos humanos y de instalaciones que España” y “menos licencias”. La exentrenadora de la Selección española ha estado una semana con su nuevo equipo en la vetusta piscina del CN Montjuïc como parte del acuerdo que la convierte en “asesora” de un equipo que aspira a “las medallas en Río”.

Tarrés no considera una provocación fichar por un equipo que será rival de España en la lucha por el podio olímpico, sino que lo ve como “una oportunidad y un reto profesional”. Y pone el listón muy alto, pues descartó otras ofertas a esta. “Al final, el caramelo es el más bonito. Es un equipo muy preparado, en el que tenemos la posibilidad de hacer volar la imaginación. No hay que enseñar técnica, hay que entusiasmar e ilusionar para que hagan una coreografía espectacular, una obra maestra”.

Cada mes y medio, Anna Tarrés viajará a Ucrania para seguir las evoluciones en las rutinas técnica y libre de equipo, a la espera de clasificarse como primeras en el Preolímpico de marzo, que tendrá lugar en Río. “Así nos colocaríamos por delante de Japón”. La catalana considera que Ucrania está por encima de España. “El nivel de edad de las niñas es mayor que el de España. Va de los 20 a los 25. Tienen una calidad técnica muy grande y falta que la muestren. No es apreciable para los jueces y esperamos establecer cómo pueden mostrarlo”.

No entiende demasiado Tarrés el regreso de Gemma Mengual en la modalidad de dúo junto a Ona Carbonell. “Dejó de nadar durante muchos años y hay gente joven con futuro, como ellos mismos han dicho. Sería interesante para la salud de la sincro trabajar con la base”. Y reflexionó más sobre este aspecto. “Crear buenas deportistas de sincro no es fácil, y la historia lo está demostrando. Hay que saber desarrollar el talento. Debes ver, analizar y actuar para sacar el máximo. Mengual fue y será seguramente la mejor nadadora de la sincro mundial. Por el tiempo y por su nivel. Ella, junto con el equipo y conmigo pasamos de una sincro a otra. Transmitimos emociones a través del deporte y eso nadie lo ha hecho. Ojalá veamos eso en los Juegos. Se puede ver una sincro interesante, pero no lo hubiera hecho. Hay que cuidar la evolución del deporte. Hay mucha gente que se deja el pellejo día tras día”, concluyó.

Su regreso a la primera línea mundial, tras asesorar a México y Francia, puede ser una “motivación” para las entrenadoras españolas, ya que “cuanto más fuerte es el rival, más tienes que estudiar. Esto es bidireccional”. Y abunda en la idea de que el talento existe en España pese al bajón en el último Mundial: “Está Berta, Itziar, Paula Ramírez… Son medallistas júniors como en su día Paola Tirados, Gemma Mengual o Andrea Fuentes. Talento hay, pero quizás no han tenido la experiencia para poder desarrollarlo. Igual que en su momento Mengual fue subcampeona de Europa, aquí pasó lo mismo con otras nadadoras. Las condiciones no son diferentes, sino lo contrario. Hemos crecido en número de deportistas y en centros. Llegan más chicas y se siguen manteniendo los resultados a nivel júnior”.

Tarrés, que en su primer viaje se llevó una traductora para aprender a pensar como un ucranio, reconoce que la han acogido “bien”. Por la tarde, se llevará a las chicas a hacer un tour por Barcelona. Ucrania quiere conseguir su primer podio olímpico con la ayuda de la exseleccionadora española, más rival que nunca de su exequipo.