La agencia libre en la MLB ya se ha puesto en marcha

PRETEMPORADA

La agencia libre en la MLB ya se ha puesto en marcha

La agencia libre en la MLB ya se ha puesto en marcha

Getty Images

Hace pocos días que terminó la temporada pero la maquinaría ya se ha puesto en marcha de cara a localizar los posibles refuerzos de cara al 2016.

Como suele ocurrir todos los años en el béisbol norteamericano y apenas unos días después de la finalización de las Series Mundiales, la agencia libre ya se ha puesto en marcha y la “hornada” de recién llegados a la misma es una de las mejores de los últimos años, refuerzos siempre interesantes de cara a reforzar la base ya existente de los treinta equipos que componen la liga.

Sin embargo, no todos esos refuerzos podrán ser distribuidos de forma equitativa entre las franquicias ya que el altísimo nivel de talentos que quedan libres para fichar con cualquier club y la cuantía a la que se paga “el kilo de talento” no está al alcance de cualquiera.

Lo cierto es que aquellos equipos que quieran seguir esa vía se les presenta un dilema interesantísimo ya que hay jugadores de impacto que pueden marcar diferencias o ese es el objetivo cuando inviertes esas ingentes cantidades de dinero en ello.

Sin ningún de tipo de dudas, si lo que buscas es un pitcher número uno, la agencia libre tras el 2015 nos trae una generación de enormes jugadores que abrirán de forma excelente cualquier rotación. Quizás por encima de todos se encuentre David Price, pitcher de Toronto Blue Jays, quien por edad y cualidades, aspira a hacer saltar la banca de cualquier contendiente y es que estamos hablando de montantes parecidos a los de Max Scherzer el año pasado (7 años, 210 millones de dólares). Posibles destinos no le faltarán pero en las quinielas figuran Dodgers, Cubs, Red Sox y el clásico equipo con el que nadie cuenta pero que surge de improviso.

Casi al mismo nivel que Price se encuentra el más que probable ganador del Cy Young en la Liga Nacional, Zack Greinke, que ha ejecutado su cláusula de escape con los Dodgers para volver a ser agente libre y optar a su último gran contrato. Volver a los Dodgers no es descartable pero puede ser una magnífica alternativa al perdedor por hacerse con los servicios de David Price.

Intrigante es también la alternativa de Johnny Cueto, cuyo stock parece haberse recuperado en el tramo final de la campaña con su partido en Series Mundiales y optará a un megacontrato de proporciones colosales pero quizás por debajo de Price o Greinke.

Jordan Zimmerman será una excelente alternativa a los Price, Cueto o Greinke en la agencia libre.

Otras opciones como pseudos números uno son Jordan Zimmerman o Jeff Samardzija, que incluso podrían volver a entrar al mercado en un año, un momento en el que no hay tanta competencia por ese monstruoso acuerdo monetario.

Respecto a los jugadores de posición, nos encontramos con excelentes refuerzos que combinan no sólo el talento sino también la juventud. El mejor ejemplo de todo esto es Jason Heyward, que a sus 26 años, aspira a un contrato de diez años de duración y no resulta demasiado descabellado ya que los mejores años de Heyward están por llegar en lugar del típico caso del jugador cuyo cenit quedó en el pasado.

Entre los outfielders, tanto por talento como por juventud (relativa) hay alternativas más asumibles que la de Heyward como Yoenis Céspedes, Justin Upton, Alex Gordon en menor medida y el intrigante caso de Chris Davis, que puede jugar tanto en primera base como en el outfield, aumentando su “sex-appeal” a los aspirantes a hacerse con sus servicios.

Más allá de esta vorágine de nombres que he mencionado y que habrá que desgranar con calma a lo largo de los próximos días, haciendo un ranking de los mejores jugadores de cuadro, exteriores o titulares, hay un argumento fascinante que va unido a la agencia libre y es el ofrecer el arbitraje salarial.

Esa figura implica que el club en cuestión se lo ofrece a un jugador, por ejemplo, los Mets a Daniel Murphy, que tiene la opción de aceptarlo hasta el 13 de noviembre y obteniendo a cambio un contrato de un año por 15.8 millones de dólares. Si no opta por ello, el club que le fiche tendrá que ceder una ronda del draft que, dependiendo del ranking de ese agente libre, puede ser una compensatoria entre la primera y la segunda o un poco más adelante.

Es un riesgo enorme si no se lee bien el mercado ya que puede poner en entredicho ese contrato ya que en esta época actual, los equipos valoran y mucho esas elecciones del draft. Para profundizar y saber más del tema, no perderse las dos columnas relacionadas en la parte derecha y que son muy instructivas.

Y es que, en numerosas ocasiones, ese multimillonario contrato al que uno aspira no termina por llegar…

0 Comentarios

Normas Mostrar