Serie Mundial

Reales de Kansas City, monarcas de Grandes Ligas

Los Reales remontaron una desventaja de 2-0 en la novena entrada para vencer en extra innings a los Mets y ganar el segundo Clásico de Otoño de su historia.

México DF
0
Reales de Kansas City, monarcas de Grandes Ligas
AL BELLO AFP

Y 30 años después, los Reales de Kansas City regresaron a la cima del béisbol de Grandes Ligas.

Y no pudieron hacerlo de otra forma, sólo de la única que conocían, superando la adversidad con un espíritu indomable y tenaz que los hizo remontar un marcador adverso en su último turno al bat para preparar una celebración que tardó un año en llegar.

Tras ir debajo 2-0 en la pizarra en el octavo inning, los Reales anotaron dos carreras en la novena entrada y cinco más en la decimosegunda para vencer 7-2 a los Mets de Nueva York y ganar su primer título de Serie Mundial desde 1985.

El catcher Salvador Pérez, quien jugó un rol clave en la acción que empató la pizarra en la novena entrada y desencadenó el rally que le dio el triunfo definitivo a Kansas City, fue elegido el Jugador Más Valioso del Clásico de Otoño.

En un duelo en el que fueron sometidos por Matt Harvey, abridor de los Metropolitanos, los bats de los Reales no dejaron de pelear y consumaron el regreso gracias a la actuación de Edinson Vólquez, quien, pese a permitir un jonrón al primer bateador que enfrentó y una carrera en la sexta entrada, mantuvo a Nueva York cerca en la pizarra para darle oportunidad a su ofensiva de hacer lo que mejor sabe: venir de atrás.

Aunque no se llevó el triunfo, la actuación de Vólquez, quien jugó por primera vez desde la muerte de su padre el día en el que abrió el Juego 1 de la Serie Mundial, fue decisiva para los Reales.

Remontar marcadores adversos no espanta a estos Reales, que así ganaron muchos de sus 95 partidos en temporada regular y ocho más en Playoffs, incluido el que les devolvió la gloria.

Con el regreso en el Juego 5 de la Serie Mundial 2015, Kansas City empató una marca en postemporada de Grandes Ligas con ocho victorias luego de ir abajo por 2 o más carreras.

Un orden al bat implacable, que fue el que menos se ponchó durante la campaña, en el que cualquier bateador tiene la capacidad para embasarse y de desgastar al pitcher rival, es responsable en gran medida de esa récord que, al igualarlo, le permitió a los Reales ganar su segunda Serie Mundial.

El marco del Juego 5 en Queens, Nueva York, era el ideal para los Reales, que tras ser dominados las primeras ocho entradas, abrieron la parte alta de la novena entrada con una base por bolas a Lorenzo Cain que desestabilizó a Harvey.

Cain robó la segunda base y anotó con un imparable de Eric Hosmer para lograr que harvey dejara el juego, pero en una situación complicada para el cerrador Jeyrus Familia.

Con un out en la pizarra, Familia dominó con una rola a tercera de Pérez para sacar el segundo out, pero en el tiro a primera base, Hosmer decidió correr a home.

Lucas Duda puso out a Pérez, pero su tiro a home fue imposible para el catcher Travis d’Arnaud y Hosmer anotó la carrera del empate que dejó heridos de muerte a los Mets.

Los Mets lucharon por dos entradas más, pero al igual que hicieron los Astros de Houston en la Serie Divisional y los Azulejos de Toronto en la de Campeonato de la Liga Americana ante Kansas City, sólo alargaron su agonía.

En la decimosegunda entrada, Pérez abrió el turno al bat de los Reales con un hit, Jarrod Dyson, cuya velocidad es un as bajo la manga para Kansas City, lo sustituyó como corredor emergente y rápidamente robó la segunda base.

Una rola de out mandó a Dyson a tercera base y un hit de Cristian Colón lo mandó a home a anotar la carrera con la que los Reales tomaron ventaja de 3-2 e iniciaron un rally de cinco al que los Mets contribuyeron con errores de su defensiva.

Wade Davis, el cerrador de Kansas City, sacó los últimos tres outs para decretar un triunfo que los Reales sólo pudieron acariciar en 2014, cuando cayeron ante los Gigantes de San Francisco en el séptimo y definitivo juego de la Serie Mundial y dejaron a un hombre en tercera base, quien, de anotar, hubiera enviado aquél juego a extra innings.

La situación en el Juego 5 del Clásico de Otoño 2015 no era tan dramática. Los Mets necesitaban ganar para extender la serie al menos a un sexto partido.

Los errores de la defensiva de los Mets en los Juegos 4 y 5 del Clásico de Otoño sólo resaltaron la calidad de la defensiva de los Reales, que durante la temporada le robó varias carreras a los rivales y se estableció como una de las mejores en las Mayores.

Con los extra innings de los Juegos 1 y 5, la Serie Mundial de 2015 es la primera que tiene dos o más duelos con entradas adicionales desde la edición de 2001, cuando los Diamantes de Arizona vencieron a los Yankees.