Uchimura entra en la leyenda con su sexto título mundial

MUNDIALES DE GIMNASIA

Uchimura entra en la leyenda con su sexto título mundial

Uchimura entra en la leyenda con su sexto título mundial

Andy Buchanan Andy Buchanan

AFP

Nadie ha dominado una época como él, el gimnasta más completo desde 2009. El español Rubén López acabó en el puesto 19

El japonés Kohei Uchimura sobrepasa la leyenda. Acaba de conseguir su sexto título consecutivo de campeón mundial en la competición general, en la que los 24 mejores del mundo luchan a brazo partido en los seis aparatos. El campeón es el gimnasta completo, y eso, que lo es Uchimura, ya no lo cuestiona nadie.

Tiene 26 años, y desde 209 ha ganando siempre el otro en la general. También es campeón olímpico, y se plantea los Juegos de Ríó como el momento de entrar en la categoría de mito, él que ha entrenado con otras leyendas de este deporte, como Kato, como Shukahara, el padre del salto moderno.

Uchimura es otra de las máquinas de la gimnasia, como lo fue Belozerchev, a quien el perjudicó su desmedido amor por el vodka, o Vitaly Schero, por ejemplo. Pero nadie ha conseguido dominar como él una época. Quizá Yuri Titov, el rival de Joaquín Blume, que logró dos mundiales seguidos cuando se disputaban cada cuatro años, en los sesenta. pero de eso hace 50 años, cuando la gimnasia no era como ahora, ni tan internacional ni tan complicada. Por eso Kohei desplaza un séquito de seguidores allá donde va, porque es una figura en Japón, un semidiós de la gimnasia, un héroe moderno de la épica de un deporte tan especial.

Además, en Glasgow ha estado en el equipo que ha devuelto el oro por equipos a su país, 37 años años después de aquel mundial en el que los japoneses ganaron siete de las ocho medallas de oro en juego en el concurso femenino.

Su triunfo fue con 92.332 en la suma de los seis aparatos, 1.634 más que el segundo clasificado, el cubano Manrique Larduet (90.698 puntos), a quien no se le esperaba, pero que como el japonés, él tampoco falló en nada. Y se llevó la plata para sorpresa general de chinos, rusos y británicos, que tenían puesto su objetivo en la segunda plaza, y sobre todo porque el ucraniano Oleg Verniaiev, que partía con la segunda mejor nota, se rezagó en las dos primeras intervenciones, y ya non tuvo opción de presionar al japonés (89.640). El bronce fue para el chino Shudi Deng (90.099). Sólo los tres primeros superaron los 90 puntos.

Para el catalán Rubén López, en su primera final, el puesto 19 tal vez le sepa a poco, porque su 84.097 está por debajo de la clasificación, 85,598; en el caballo con arcos, que los llegó a los 13 puntos, se le esfumó el sueño de llegar a meterse entre los 15 primeros, que para él hubiese sido un sueño para ser, de entrada, el segundo espada español para la general.

 

 

 

 

0 Comentarios

Normas Mostrar