Ashley-Cooper mete a Australia en la final... y adiós a los Pumas

RUGBY | ARGENTINA 15 - AUSTRALIA 29

Ashley-Cooper mete a Australia en la final... y adiós a los Pumas

Ashley-Cooper mete a Australia en la final... y adiós a los Pumas

Dylan Martinez

REUTERS

Tres ensayos del ala dieron forma al triunfo de los Wallabies. Argentina se vio por debajo e impotente. La final, el sábado (17:00) ante Nueva Zelanda.

Habemus final. Nueva Zelanda-Australia, el duelo más esperado, se jugará el sábado (17:00 horas) en Twickenham. Los mejores equipos en la actualidad superaron su semifinal y afrontarán un duelo enorme. A los All Blacks les costó superar a Sudáfrica más que a los Wallabies deshacerse de Argentina. Los Pumas soñaron con su primera final y se encontraron casi con una pesadilla. No porque fuera una paliza sino porque nunca dieron sensación real de poder batir a Australia. El resultado (29-15) no plasma incluso la superioridad oceánica antes del descanso. Argentina tendrá que contentarse con pelear por el bronce el viernes (21:00 horas) ante Sudáfrica e igualar el hito de los Pumas de 2007.

Ya en el primer minuto vencía Australia. El gigante Simmons interceptó un pase y con una carrera plácida posó el oval. Pasó fácil Foley y casi sin entrar en calor los Pumas ya tenían el 0-7 en contra. Nico Sánchez recortó con un pateo y en el siguiente arreón los Wallabies (que no tuvieron nada que ver con los de cuartos) encontraban el primero de los tres ensayos de Ashley-Cooper. Maradona bebía en el palco, llegó a Londres para vivir una fiesta y se marchó con las lágrimas de sus paisanos. La primera aproximación real albiceleste fue en el 20' y el line lo robó Fardy (inmenso trabajo de la tercera). Lavanini vio tarjeta amarilla por placar sin brazos y eso lo aprovechó Australia para firmar un 'try' de libro aprovechando la superioridad. Con dos pateos más de Nico en la primera parte el marcador reflejaba al descanso un 9-19 que daba esperanzas a Argentina a pesar de lo visto en el primer tiempo. Antes Cordero tuvo una buena ruptura pero a Tuculet se le escapó el balón.

En el arranque del segundo Foley falló un golpe de castigo, Nico pasó el suyo y con 12-19 se creía en que Argentina pudiera igualar el electrónico en una acción de suerte con ensayo final. Foley y Nico se cruzaron dos pateos más y durante casi 20 minutos se mantuvo el 15-22. Mucha igualdad, rugby trabado, cambios e imprecisiones... Australia tenía el control, pero el duelo no estaba sentenciado. Y entonces apareció Mitchell (que por algo lleva 14 ensayos en la historia de los Mundiales, sólo uno menos que Habana y Loma) para cruzarse el campo en diagonal dejando atrás a cada argentino y regalarle el ensayo a Ashley-Cooper. Con eso acabó el sueño de los Pumas, que tendrán que pelear por el bronce. Australia, que ya ganó este año a los All Blacks al menos una vez, reta a la potente Nueva Zelanda. Eso será el sábado, en Twickenham. La final más esperada.

0 Comentarios

Normas Mostrar