BOXEO

Cuarenta años del ‘Thrilla in Manila’, donde vio a la muerte

"Es lo más cerca que he estado de la muerte". Así resumió Ali su tercer duelo contra Joe Smokin Frazier, un 1 de octubre de 1975, cuando retuvo su título de los pesados.

Es lo más cerca que he estado de la muerte”. Así resumió Muhammad Ali su tercer duelo contra Joe Smokin Frazier, un 1 de octubre de 1975, cuando retuvo su título de los pesados tras una batalla cruenta en medio de un calor húmedo y agobiante que el juez detuvo en el 14º asalto (entonces los Mundiales eran a 15 y no a 12 rounds).

El pasado jueves se cumplieron cuarenta años del combate que cerró la trilogía más épica del boxeo: The Thrilla in Manila, al que Sports Illustrated dedicó una portada previa con el feliz promotor Don King entre los púgiles y otra de cierre titulada La batalla épica.

Fue el Ali más hiriente, verbalmente, contra Frazier, que menos dotado para la dialéctica nunca perdonó tanto desprecio de El Más Grande. Frazier había ganado a los puntos, en 1971, a Ali en el Madison Square Garden. El de Louisville había reaparecido después de 43 meses con la licencia suspendida por negarse a ir a Vietnam y falló en su intento de volver a proclamarse campeón del mundo en Nueva York. Era su primera derrota después de 31 combates. La revancha llegó tres años después en el mismo escenario, con decisión para Ali. Ferdinard Marcos, presidente filipino, imitó a Motubu en Kinshasa y les bañó en dólares en Manila para que desempataran. La batalla final fue para Ali.