BALONMANO | PREMUNDIAL

Las Guerreras no rematan a Eslovaquia en Las Palmas

El parcial de los últimos cinco minutos (0-3) hace que el triunfo español por seis goles (25-19) no parezca definitivo. La vuelta, el próximo domingo.

Las Guerreras no decidieron a la primera la eliminatoria para el Mundial de Dinamarca. Tuvieron 10 minutos para sentenciar, superando la barrera de los 10 goles, pero en ese tiempo Eslovaquia rebajó en tres la diferencia en un partido típico de final de temporada, donde la que más y la que menos anda con la cabeza centrada en las vacaciones, o en la mudanza, o en contrato, porque la campaña ha sido larga, dura, intensa, y en muchos casos por lo menos brillante.

De ahí los esfuerzos de Jorge Dueñas por implicar a las jugadoras, de alertarles de que sus rivales no son unas comparsas, de pedir su tiempo muerto a los 10 minutos para despertar a sus chicas. Porque España no fue brillante en defensa, donde se hace fuerte, y en la primera mitad fue a remolque aunque tirando de talento las españolas lograsen evitar que las eslovacas se les subieran a la parra. 13-11 al descanso y buenas sensaciones para acabar.

Y en la segunda, con la dinámica emergente, España se escapó ante un rival con enormes lagunas, pérdidas de balón, uso no muy correcto de la portera-jugadora, con el relevo poco preparado, hasta el punto de que España sumó goles sin el recambio hecho. Así poco a poco se fueron cargando de goles Carmen Martín (6), Marta Mangué (5) y Alexandrina Barbosa (6), con cuatro de Nerea Pena (todos en la primera parte).

Y cuando llegó el momento de decidir, de sentenciar para tener una vuelta sencilla el próximo domingo (25-16, minuto 55), con Silvia Navarro con un 50 por ciento de acierto, pues se atascó España. Pérdidas de balón, poca concentración, pases imposibles, y en 10 minutos, menos tres, maquillaje visitante sin ser un equipo terrorífico, y a jugar la devolución de visita a ganar, que en Europa es la única manera de no ceder, el día que debutó en la portería la nueva española Zoqbi de Paula, que solo salió a detener penaltis, le marcaron dos y el otro se fue a la grada.