Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • MotoGP
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Moto3
  • Mundial Ciclismo
Ligue 1
Lyon Lyon LYO

-

PSG PSG PSG

-

Liga Holandesa
Heerenveen Heerenveen HEE

-

Utrecht Utrecht UTR

-

FC Emmen FC Emmen EMM

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

PSV PSV PSV

-

Ajax Ajax AA

-

Ponemos nota a los drafts de los equipos de la NFL 2015

DRAFT NFL 2015

Ponemos nota a los drafts de los equipos de la NFL 2015

Ponemos nota a los drafts de los equipos de la NFL 2015

Twitter

Cada franquicia ya sabe con que camada de rookies cuenta para esta temporada. Ahora sólo tienen que cumplir con las expectativas.

Se ha acabado el draft y, como manda la tradición, hay que poner nota a los equipos y sus elecciones. Como tantas y tantas cosas que manda la tradición, esto es un sinsentido. Bastante difícil es juzgar como ha resultado un draft cuando los jugadores están en el campo, así que imaginaros sobre las proyecciones que podemos hacer sobre ellos. Por lo tanto, no se trata tanto de evaluar como serán estas camadas de rookies para cada franquicia como de mirar a las perspectivas que había sobre ellas y como se han comportado en este proceso.

Es por eso que, lejos de poner una nota a cada uno de los equipos, lo que vamos a hacer es evaluar a los equipos en el contexto de las expectativas. Y con un poco de humor, claro, pues esto no sirve más que para divertirse. Vamos allá:

Todo esto será tuyo un día, hijo mío.

Marcus Mariota en su presentación con los Tennessee Titans.

No se puede empezar el análisis del draft sin fijarnos en las dos primeras elecciones. Los Tampa Bay Buccaneers y los Tennessee Titans seleccionaron a dos quaterbacks, Jameis Winston y Marcus Mariota, y eso sólo significa una cosa: son las nuevas caras de las franquicias y todos los implicados en ellas, general managers y grupo de entrenadores, tienen su futuro enlazado a estos dos muchachos.

Las ayudas a ambos no se hicieron esperar mucho. Los Bucs eligieron dos hombres para la línea acto seguido, para proteger su nueva joya, y los Titans una pléyade de corredores, receptores y protectores para hacer la vida de Mariota más sencilla; entre ellos dos apuestas que sacan a los de Tennessee del anonimato: el enorme talento, y enorme dolor de cabeza fuera del campo, de Dorial Green-Beckham y Tre McBride.

Es hora de ayudar al muchacho

En un sentido similar se comportaron varios equipos que tienen QBs en sus plantillas que ya sea por muy jóvenes, o porque nunca han llegado a explotar como se esperaba de ellos pero aún son los titulares de sus clubs, necesitaban ayuda urgente. Varios general managers lo entendieron así.

Amari Cooper con su nueva camiseta de los Oakland Raiders.

El primero el de los Oakland Raiders. Como unas castañuelas tuvo que quedarse Derek Carr al ver que, con el número cuatro del draft, su equipo le regalaba al receptor Amari Cooper para, más tarde, seleccionarle a Clive Walford, el segundo tighd end mejor valorado en esta promoción.

Los Saint Louis Rams tienen pasador nuevo, Nick Foles, y decidieron que la ayuda iría justo en el sentido contrario: juego de carrera para que no tenga que ser él el que gane o pierda partidos. Todd Gurley, sobre cuyas expectativas no hace falta añadir mucho más que se le considera el mejor corredor en llegar al draft desde Adrian Peterson, pero si sumamos que en segunda, tercera, cuarta y sexta ronda los Rams escogieron a hombres de la línea ofensiva, pues el cálculo nos queda muy fácil: van a correr como bestias y a proteger, tanto física como emocionalmente, a su nuevo QB todo lo que puedan.

Los Jacksonville Jaguars, como los Raiders, también están muy contentos con su QB de segundo año, en este caso Blake Bortles, y van a tratar de falicitarle el trabajo. Quitando Dante Fowler, pass rusher escogido con el número 3 de la primera ronda, el resto del draft tuvo como protagonistas al corredor T.Y. Yeldon, el OL A.J. Cann y el receptor Rashad Greene en quinta ronda. Talento ofensivo bien probado en el mundo universitario.

En Miami Dolphins no es que Ryan Tannehill sea nuevo, pero se le acerca la hora de la verdad, y lo saben. Así lo demuestran poniendo a su disposición dos jugadores que pueden ser tremendos: DeVante Parker y Jay Ajayi.

En los Cincinnati Bengals la cosa es aún más seria, con las dudas sobre Andy Dalton arreciando por la incapacidad de la franquicia para ganar partidos de playoffs lo que, en esta liga, se traduce en las dudas sobre el QB. Así que para un año en el que se puede estar jugando el futuro de toda la franquicia, incluido su entrenador Marvin Lewis, para el supuesto en que no sean capaces de avanzar en playoffs una ronda, las dos elecciones principales fueron Cedric Ogbuehi y Jake Fisher, dos protectores para Dalton en la línea.

No me esperaba que fueses a madurar

Hay franquicias de las que es difícil esperar que lo hagan bien. iba a decir en el draft pero, por extensión, casi que dejo el punto donde está: es difícil esperar que estas franquicias lo hagan bien. Y, sin embargo...

... los Cleveland Browns se convirtieron en uno de los protagonistas del proceso por lo contrario de lo habitual, por ser sensatos. En primera ronda se quedaron con dos jugadores llamados a aportar mucha solidez y muy poca venta de camisetas, el nose tackle Danny Shelton y el tipo que puede jugar en las cinco posiciones de la línea ofensiva, Cameron Erving. En las siguientes rondas encontraron gente renombrada en puestos en los que no se les esperaba, como Nate Orchard y Duke Johnson, pero la joya de la corona es Ifo Ekpre-Olomu; el muy talentoso CB de Oregon sería primera ronda de no haberse destrozado la rodilla. Es obvio que es una elección de riesgo, sino no habría caído a séptima ronda, y que todos los equipos han tenido que ver algo muy malo en esa pierna para no darle si quiera una oportunidad, pero una séptima bien vale el riesgo. Sensatez.

Leonard Williams con Roger Goodell en la ceremonia del draft.

Los New York Jets se encontraron, por total sorpresa, con Leonard Williams en el puesto 6 del draft, y bien que lo aprovecharon. Quizás el mejor jugador de la promoción no se deja pasar por muy cubierta que se tenga la posición. 

Los Atlanta Falcons se han hecho, en mi opinión, y si creyese en estos de dar notas, con el mejor draft del fin de semana. En la franquicia ha comenzado una nueva etapa con el entrenador Dan Quinn, especialista defensivo, y vaya si se nota. Cuatro de sus elecciones de campanillas, Vic Beasley, Jalen Collins, Tavin Coleman y Grady Jarrett, fueron de enorme valor por ser cazadas en un puesto mucho más bajo del que se esperaba de ellos. Salvo Coleman, un velocista, los otros tres son defensores y Jarrett, en concreto, puede ser el gran robo de este draft, todo un milagro verle en quinta ronda.

Los Minnesota Vikings, en un sentido análogo (pero con menos tino a la hora de encontrar valor en cada puesto que elegían), fueron muy hábiles al conseguir a Trae Waynes y Eric Kendricks para la secundaria y el cuerpo de linebackers respectivamente, algo que necesitaban, y arrancar a T.J. Clemmings para la OL en cuarta ronda también es un potencial robo.

No andes con inventos y coge lo que necesites

En todo draft existe el debate sobre si es mejor escoger al mejor jugador disponible o guiarse por las necesidades más imperiosas de la plantilla e ir cerrando huecos. No tengo la respuesta para que es más efectivo o inteligente, pero sí se que respeto mucho a los general managers que controlan la urgencia de irse a por un jugador de campanillas, a por una estrella, y se ciñen a su plan. Ha habido varios en los pasados tres días.

Kevin White con la camiseta de su nuevo equipo, los Chicago Bears.

Los Chicago Bears han perdido a Brandon Marshall en esta agencia libre, así que conseguir a un gran receptor como Kevin White se antojaba imprescindible. Luego resulta que son un desastre defendiendo, así que meter a Eddie Goldman en el medio de la línea es pura lógica. Lo mismo con Hroniss Grasu para la OL y Adrian Amos para el puesto de safety. Directo, cortito y al pie. 

En su misma división, los Detroit Lions vienen de una temporada en la que todo el equipo mejoró, sobre todo en defensa, para hacerles aspirantes a todo, pero el juego de carrera y la línea era donde más agua hacían. Perfecto, pues, que en primera ronda no hicieran caso a nadie y consiguieran a Laken Tomlinson y, más tarde, al corredor Ameer Abdullah.

Los Houston Texans necesitaban ayuda en muchos sitios, pero parecía obvio que la secundaria, el cuerpo de linebackers y el puesto de receptor, por la marcha de Andre Johnson, eran prioridades. Pues en los tres casos, en las tres primeras rondas, han conseguido chavales con gran nombre en el fútbol americano universitario: Kevin Johnson, Benardrick McKinney y Jaelen Strong. Nada que objetar.

Los New York Giants son el mejor ejemplo de este apartado. En primera ronda estoy convencido de que tenían a Brandon Scherff como su hombre ideal para el puesto 9, donde elegían; pero como quiera que los Redskins se lo quitaron, sin ponerse nerviosos tiraron de su lista y escogieron al segundo OL de su lista, Ereck Flowers. De la misma forma, en su ideal tenían a Landon Collins como el mejor safety de la clase, y bien cierto es que que tenían una enorme necesidad en el puesto; así que cuando comenzó la segunda ronda, hicieron un intercambio rápido con Tennessee y no dejaron que nadie les pusiese el pie delante para quedarse con aquello que más necesitaban.

Me la juego y que el diablo escoja a los suyos

También hay equipos que, a pesar de las muy serias señales rojas que algunos jugadores presentan, son capaces de juguetear con el diablo y apostar a que son lo suficientemente estables como apartar a estos chicos del mal camino y ser quienes aprovechen un talento enorme cogido en el draft muy abajo por culpa de esos problemas.

Dallas Cowboys, por ejemplo, fueron los que hicieron que Randy Gregory dejase de sufrir en la green room y lo seleccionaron al final de la segunda ronda.

Denver Broncos, normalmente poco dados a este tipo de movimientos, subieron en la primera ronda del puesto 28 al 23, con lo que eso significa de pérdida de elecciones en siguientes rondas, para apostar por Shane Ray al que veían cayendo al punto de no poder aguantarse las ganas.

Los Kansas City Chiefs también tuvieron su cuota de riesgo medido con la elección de Marcus Peters en el número 18 de la primera ronda. 

Melvin Gordon, elección de riesgo para los San Diego Chargers.

En los San Diego Chargers no se la jugaron con algún chaval problemático, no, pero su elección de primera ronda sí que tiene el potencial para serlo. Porque una cosa es elegir a un runningback, caso de Melvin Gordon, y otra subir a por él. Esta decisión estará atada al futuro de la franquicia salga como salga porque el riesgo es inherente al puesto.

Seattle Seahawks, sin embargo, si que tomó el camino más largo cuando se quedó con Frank Clarck en segunda ronda. Este pass rusher fue expulsado de Michigan por agresiones machistas, y todos sabemos lo que ha pasado en el último año al respecto en la NFL.

Que te compre quiten te entienda.

Hay franquicias, general managers o entrenadores cuyos planes son indescifrables desde aquí.

El principal de ellos es Chip Kelly, de los Philadelphia Eagles. Su fascinante proyecto me resulta incomprensible. Por ejemplo, nos habían explicado hasta la saciedad que en su sistema los hombres no son importantes, y menos que ningún otro puesto el de receptor, donde cualquiera podría sacar buenos números... por eso eligió a Nelson Agholor, receptor, en la primera ronda, claro.

En los New Orleans Saints han comenzado una nueva era tratando de reforzar la defensa y abandonando aquel ataque desaforado que les llevó a ganar la Super Bowl cuando Drew Brees no parecía tan pequeño como ahora. Pero, quizás, hayan perdido la costumbre de draftear defensas y, por eso, se decidieron, al final de la primera ronda, en la segunda y en la quinta, por Stephone Anthony, Hau'oli Kikaha y Davis Tull a los que no niego (ni concedo) su talento o categoría, que ya digo que hoy no podemos hablar de eso porque sería demasiado aventurado, sino que incido en que fueron elegidos mucho antes de lo esperado lo que siempre lleva a pensar en no ser muy hábil en un draft, pues a fin de cuentas podrían haber sido escogidos en rondas más bajas. O eso parece.

Los Carolina Panthers acudían al draft con una necesidad perentoria en la línea ofensiva. Era unánime el clamor al respecto. Sin embargo, con sus dos primeras elecciones parecieron querer replicar lo que ya tenían en su plantilla, con Shaq Thompson para jugar con Thomas Davis y Luke Kuechkly, y Devin Funchess en un molde muy similar al de Kelvin Benjamin. No resulta del todo comprensible. Ambos jugadores, además, tanto Thompson como Funchess, con dudas respecto a su verdadero puesto en la liga, pues fueron atletas híbridos en su paso por la universidad.

Los Washington Redskins dieron la, quizá, mayor sorpresa de la primera jornada del draft eligiendo a Brandon Scherff. Es domingo por la noche y sigo sin entenderlo.

E Indianapolis Colts, con una agencia libre en la que habían sido una de las franquicias que con más criterio habían gastado el dinero, cubriendo sus necesidades tanto de posiciones como de veteranía y colmillo retorcido para plantar cara en playoffs a equipos con más mala baba, se descolgaron con un draft extraño comenzando por Phillip Dorsett, que se une a un repleto cuerpo de receptores, y siguiendo por no haber añadido talento real (a priori) a la OL, su punto flaco.

Contento me tienes

Hay varias aficiones que salen de este proceso con malas sensaciones. Siempre hay alguna. Sin embargo, en esta ocasión, los enfurruñados no son gente que lo suela estar con su equipo de fútbol americano.

Brett Hundley, nuevo jugador de los Green Bay Packers.

Miremos a los seguidores de los Green Bay Packers, que están que trinan. Se han pasado tres días gritando por un ILB y en las dos primeras rondas se han llevado a dos hombres de la secundaria como Damarious Randall y Quinten Rollins, el primero de ellos considerado como demasiado arriba para las previsiones. Pero, además, en rondas inferiores, el equipo ha elegido lo que se consideran dos lujos que no mejoran el equipo como son el receptor Ty Montgomery y el QB Brett Hundley. El primero porque el cuerpo de WRs parece bien cubierto y el segundo porque, bueno, muy mal se tienen que poner las cosas para que vea el campo y, la verdad, tampoco parece que haya prisa por tener a ningún heredero de Aaron Rodgers cerca.

O a los fans de los San Francisco 49ers. La elección de primera ronda de Arik Armstead no gustó porque se piensa que hay necesidades mayores en la plantilla y porque el chico parece aún sin hacer. Más dudas despertó, aún, el escoger a Jaquiski Tartt en segunda ronda tanto por el puesto, safety, como por haber salido demasiado pronto. 

Somos robots, hacemos lo que hacemos

Me niego a evaluar los drafts de los siguientes dos equipos: New England Patriots y Baltimore Ravens. Los dos tipos que están detrás de sus elecciones, Bill Bellichick y Ozzie Newsome respectivamente, han demostrado durante años el ir por delante en cuanto a intercambio de rondas para conseguir más jugadores y en cuanto a elecciones extrañas que acaban saliendo bien. Por supuesto, también acumulan su ración de fracasos, faltaría más, pero hay que ser muy osado para cuestionar su modus operandi.

En esta ocasión los Patriots me hicieron levantar la ceja en un par de ocasiones, como la boutade de escoger al long snapper Joe Cardona en la ronda 5 o Jordan Richards, el safety, mucho, mucho, mucho antes de que nadie lo nombrase ni de casualidad.

Y los Ravens insistiendo en los receptores con Breshad Perriman y Maxx Williams en las dos primeras rondas con una secundaria pidiendo árnica.

Pero, lo dicho, son robots. Así que chitón.

Ni fu ni fa

Me he dejado para el final a esos equipos cuyo draft ha sido frío, aburrido, nada memorable.

Los Buffalo Bills tenían excusa pues el año pasado traspasaron su primera elección de este draft para conseguir a Sammy Watkins, así que sin primera es más difícil lucir en el paseillo. No obstante, centrarse tanto en jugadores de Florida State, equipo que ha estado en todas las televisiones de los norteamericanos los últimos dos años, no es que de la sensación del trabajo bien hecho.

Los Arizona Cardinals y los Pittsburgh Steelers, por su parte, cubrieron necesidades con gente que parece limpia, aseada, simpática y muy amiga de sus amigos. Puede que esto les de solidez pero no se atisba grandeza desde lejos. Nunca se sabe si esto es bueno o malo, claro, y, como se ha dicho en repetidas ocasiones a lo largo y ancho de este texto, quien sabe como realmente se van a desempeñar estos chavales.

0 Comentarios

Normas Mostrar