Bádminton

El All England es el nuevo desafío de Carolina Marín

La onubense debuta en el All England, que por su antigüedad y prestigio se puede considerar el ‘Wimbledon’ del bádminton. El torneo data de 1899.

0
El All England es el nuevo desafío de Carolina Marín
allenglandbadminton.com

Enséñale al mundo que aún tienes tu sonrisa y nadie podrá quitártela”. Con esta premisa expresada en las redes sociales, Carolina Marín encara desde hoy en Birmingham un nuevo reto en su carrera profesional. La onubense debuta en el All England, que por su antigüedad y prestigio se puede considerar el ‘Wimbledon’ de este deporte. De hecho, es el primer Superseries premier de la temporada (lo equivalente a los Grand Slam en tenis) de los cinco que están presentes en el circuito. Malasia, Indonesia, Dinamarca y China, además de un Superseries Finals entre los mejores del año en Dubai, son las grandes citas (sólo por debajo de Mundial y Juegos).

De estos, el inglés es quizá el más especial por lo que representa. Su origen data de 1899 cuando se celebraba en Londres y desde entonces sólo se ha dejado de disputar por las dos guerras mundiales. En 1994 cambió su sede a Birmingham y es cita obligada para los mejores jugadores del circuito.

Reivindicarse. Por eso no hay mejor escenario para que la onubense pueda “recuperar la sonrisa”. Tras los problemas extradeportivos que la han enfrentado a la Federación Española por los derechos de imagen, Carolina vivió una desagradable situación la pasada semana en la final del Abierto de Alemania, donde un árbitro excesivamente estricto le hizo perder los nervios y sumó su segundo subcampeonato del año. Extraordinario balance si se tiene en cuenta que la española de 21 años sólo ha disputado esos dos torneos, el alemán y el Syed Modi indio, dos Grand Prix Gold (Open 500 por seguir con la similitud tenística).

Hoy, Carolina, sexta raqueta mundial y sexta favorita del torneo (están nueve de las diez primeras del ránking), se enfrenta a la irlandesa Chloe Magee (37ª del mundo) en primera ronda. Mismo escalón en el que cayó por estas fechas en la edición del año pasado (ante la segunda favorita). Entonces no era cabeza de serie, no había logrado aún su título mundial ni europeo y tampoco estaba en el top-ten del ránking, sus logros en un 2014 de ensueño. Desde hoy espera que esa racha pueda tener otro capítulo dorado.