Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

La Selección femenina se llevó el título mundial en Palma

PÁDEL

La Selección femenina se llevó el título mundial en Palma

La Selección femenina se llevó el título mundial en Palma

DIARIO AS

DIARIO AS

Ganó a Argentina por 3-0. Abrió el fuego el dúo Salazar-Montes, siguieron las gemelas Alayeto y remataron Llaguno y Amatriain. El equipo masculino perdió ante el mismo rival.

La Selección femenina de España se ha proclamado hoy campeona del mundo de pádel por equipos al derrotar 3-0 a Argentina en la gran final disputada en la pista central de Son Moix en Palma de Mallorca.

Las jugadoras españolas se mostraron claramente superiores a sus rivales argentinas, que ni siquiera pudieron sumar un solo set en los tres encuentros disputados.

Icíar Montes y Alejandra Salazar se enfrentaron a Virginia Riera y Silvana Campus en el primer partido, y a pesar del comienzo dubitativo de las españolas y de la garra que las argentinas pusieron sobre la moqueta, pronto se vio que el partido se resolvería por la vía rápida.

El empate a uno del primer set no fue más que un espejismo, ya que Icíar y Alejandra empezaron a desplegar su pádel con paciencia y se impusieron a las argentinas en la primera manga (6-1).

A esas alturas ya nadie dudaba que España se iba a colocar 1-0 en la eliminatoria. Por si alguien lo hacía, las españolas cerraron la segunda manga por 6-2.

La presión estaba en el banquillo argentino, donde Cecilia Reiter y Daniela Banchero esperaban inquietas a que el partido terminara.

Enfrente tenían a las temibles gemelas Sánchez Alayeto y su pádel agresivo que ha revolucionado la categoría femenina.

Mapi y Majo son rápidas, fuertes y no tienen miedo a arriesgar. A veces eso les lleva a caer derrotadas, pero cuando están inspiradas son arrolladoras.

Las gemelas no dieron ninguna opción a Reiter-Banchero, que se desesperaron tratando de desestabilizar a las gemelas.

Las mañas se llevaron el primer set por un sorprendente 6-0. Ni siquiera dejaron que las argentinas pudieran respirar antes de ganar la segunda manga por 6-1.

Con ese punto, las españolas ya eran campeonas. Pero esto es un Mundial y todas querían jugar, así que Patty Llaguno-Eli Amatriain y Ana Grandes-Valeria Pavón saltaron a la pista a pesar de que el punto ya no decidiría la campeona.

Este último choque siguió el mismo guión que el resto: dominio absoluto de las españolas para terminar con un contundente 6-1 y 6-1.

 

La Selección masculina perdió la final ante Argentina

 

Argentina es la nueva Campeona del Mundo por equipos. Los argentinos se alzaron con el triunfo en una eliminatoria plagada de emociones y buen pádel que tuvieron que definir Maxi Grabiel y Seba Nerone. España se adelantó en la eliminatoria de la mano de Paquito Navarro-Mati Díaz, Argentina empató con la victoria de Fernando Belasteguin-Cristian Gutiérrez y Seba Nerone-Maxi Grabiel se vistieron de héroes para ganar a Aday Santana-Jordi Muñoz (7-6 y 7-6) y dar el Iberostar Campeonato del Mundo Trofeo Padelmanía a su país.

Aday Santana-Jordi Muñoz y Seba Nerone-Maxi Grabiel salieron a la pista con la presión de saber que sobre ellos caía la responsabilidad de ganar o perder el Campeonato del Mundo. Pero esos nervios no se notaron en el comienzo del partido. Ninguna de las dos parejas concedía nada y cada punto se jugaba como si fuera el último. Esa continuada igualdad solamente podía desembocar en una cosa: el tie-break. El más igualado de los Mundiales arrancaba el primer set del último partido con la muerte súbita. La tensión se sentía en cada zancada que se daba en la pista. Aday Santana y Jordi Muñoz tuvieron una bola de set (5-6) pero no pudieron aprovecharla y acabaron cediendo 8-6 ante el empuje de los argentinos.

El tie-break obró un cambió en el partido. La pareja canaria se olvidó de todo lo que había su alrededor y empezó a jugar como sabe para colocar un 5-1 que dejaba el segundo set muy cerca de España. Pero en estas situaciones siempre cuesta cerrar cada punto. Aday Santana y Jordi Muñoz dudaron de su juego y terminaron cediendo dos saques consecutivos. En el otro lado, Seba Nerone y Maxi Grabiel empezaron a crecerse, dando muestras de tener una capacidad competitiva fuera de lo común. Así que del 5-1 se pasó al 5-5 y de ahí, de nuevo, al tie-break. Pero esta vez no hubo nada que pelear. Los argentinos habían comido la moral a los españoles, dubitativos en cada punto. El tie-break, el set, el partido y el Mundial eran para Argentina.

El primer enfrentamiento de la eliminatoria olía a partidazo desde que se conocieron las parejas. Sanyo Gutiérrez-Maxi Sánchez se veían las caras con Paquito Navarro-Mati Díaz. Un duelo de altura para arrancar la final por equipos del mejor Mundial de la historia. El encuentro empezó como se esperaba, con muchas alternativas y con una igualdad que sólo se rompió en el undécimo juego con el 5-5 en el marcador. Los argentinos apretaron el acelerador en ese momento para romper el saque de los españoles y anotarse el primer set por 5-7.

Parecía que los jugadores albicelestes tomaban ventaja, pero enfrente tenían dos perros de presa, de esos que se crecen en los momentos difíciles. Paquito Navarro-Mati Díaz empezaron a apurar su juego para sacar el máximo rendimiento en el marcador. Poco a poco se fueron adaptando a la pista, a los movimientos del otro y mediado el segundo set ya funcionaban con la sincronía de un reloj. La segunda manga era suya casi desde que empezó (6-2).

Maxi Sánchez y Sanyo Gutiérrez estaban descolocados. Empezaban a ver que el partido que habían tenido controlado se les escapaba de las manos. Los argentinos apuraron sus opciones al máximo, pero Paquito y Mati ya no iban a frenar. Siguieron acelerando para dar el primer punto a España al ganar el tercer set por 6-3.

El empate de Argentina llegó pronto. El seleccionador albiceleste colocó a dos colosos del pádel juntos. Fernando Belasteguin-Cristian Gutiérrez formaron una dupla ante la que nada pudieron hacer los voluntariosos Willy Lahoz-Juani Mieres. Los españoles trataron de defenderse, pero enfrente tenían un rival demasiado pesado, que, además, se estaba jugando un título mundial. La presión hizo que Bela y Cristian se crecieran para ganar 6-1 y 6-2 y colocar el empate a uno en la eliminatoria.

 

Comentarios

Comentarios no disponibles