David Mariano trabaja en el hielo para patinar sobre ruedas

PATINAJE ARTÍSTICO | MUNDIALES

David Mariano trabaja en el hielo para patinar sobre ruedas

David Mariano trabaja en el hielo para patinar sobre ruedas

JESUS ALVAREZ ORIHUELA

El navarro, subcampeón de Europa, es la gran baza de España en Reus. Trabaja dando clases sobre hielo para pagarse su pasión: patinar sobre ruedas.

El Mundial de Patinaje Artístico avanza ya en Reus hacia sus días decisivos: los de las finales sénior el fin de semana, para las que se ha vendido todo el papel del Pavelló Olímpic (3.700 localidades). Será el momento de David Mariano, el Javier Fernández de las ruedas. El navarro de Beriáin, de 26 años, lleva 19 patinando, es tres veces campeón de España (2012, 2013 y 2014) y actual subcampeón de Europa. El jueves arranca en su cuarto Mundial, el de casa, con la aspiración de colgarse una medalla porque “un podio en un Europeo es más difícil que en un Mundial, ya que Europa es la gran potencia y hay más competencia”.

Mariano vive en la contradicción. Su trabajo está en el hielo, y su pasión sobre el pavimento: “Trabajo en invierno dando clases sobre de patinaje sobre hielo en Pamplona. Pero no me gusta. En cuanto a saltos y piruetas hacemos lo mismo. Los nombres y la dificultad son iguales, pero los ejes, apoyos y pesos cambian”.

XAVI LÓPEZ Y LOS GRUPOS

Xavi López hará el libre como Mariano, y tendrá el aliento de su gente, porque es de Reus. El viernes y el sábado, llegan los Grupos Show, España puede copar el podio. El Olot ha ganado ya ocho Mundiales.

“Javi Fernández practica un deporte olímpico y nosotros, sin esa ventana, no pasamos de ser conocidos en nuestro pueblo”, asume. Si el madrileño se fue a Canadá a subir un escalón competitivo, sobre ruedas hay que fijarse en Italia. “La élite está allí y tenemos la suerte de que la Federación Española programa todos los años en el CAR entrenamientos con técnicos italianos que nos ayudan a subir el nivel”, explica.

Mariano, con un programa basado en la historia de un mago que pierde la magia, se apoya durante el año en el hielo para costearse un deporte que exige muchos gastos. “Unos patines cuestan 1.500 euros, ruedas aparte de 20 tipos diferentes según las superficies, y frenos. Los trajes se pueden ir a los 300 euros...”, enumera. Pero el sábado se olvidará de todo, hasta del hielo, si logra ser el primer español en subir a un podio en libre.

Comentarios

Comentarios no disponibles