Todos contra Nueva Zelanda en la gran cita del Hemisferio Sur

Rugby / The Rugby Championship

Todos contra Nueva Zelanda en la gran cita del Hemisferio Sur

Aaron Smith pasa el balón durante un entrenamiento de la selección de Nueva Zelanda en Sydney, Australia.

WILLIAM WEST

AFP

Los All Blacks vuelven a ser favoritos. Australia se apoyará en el momento de sus Waratahs, campeones del SuperXV. Sudáfrica y Argentina también amenazan.

Sin la solera del VI Naciones europeo, el Championship del Hemisferio Sur se destapa como un torneo espectacular. Y es que tanto Sudáfrica como las potencias oceánicas Australia o Nueva Zelanda se reparten todos los Mundiales (salvo el que ganó Inglaterra con drop postrero de Wilkinson en 2003). Tres combinados que por intensidad, potencia, velocidad y calidad serían claros candidatos a ganar el citado VI Naciones y que durante los dos próximos meses medirán sus fuerzas entre sí con la compañía de la siempre excitada Argentina (incorporada en 2012). Los Pumas si por algo se caracterizan es por su coraje. No importa el tamaño de su rival, o su técnica depurada, la albiceleste pegada a la piel siempre da alas a un combinado sudamericano que trata de crecer con la experiencia de sus jugadores en grandes clubes europeos, pero también con las nuevas joyas que va dejando la liga amateur de su país.

Nueva Zelanda, que el año pasado batió el récord histórico venciendo en sus 14 compromisos internacionales, es la gran favorita. Compite contra los demás, pero especialmente frente a sí misma. Si gana, es su deber. Si no lo hace de forma solvente, es que no ha tenido un buen día en la oficina. La presión siempre existe para ellos, jugadores que conforman una maquinaria perfecta. Al otro lado del Mar de Tasmania le espera la motivada Australia, rival histórico que en esta ocasión se crece ante el gran campeonato liguero (Super XV) de Waratahs (campeón) y Brumbies (semifinalista). Los nuevos jugadores han dado esperanza, pero sobre todo el estilo de ambas franquicias. El tercero de la lista, no menos importante, es Sudáfrica. El sudor del enemigo eleva su instinto depredador y el año pasado estuvo a punto de derrotar a los All Blacks. Veloz atrás, pero sobre todo demoledor en delantera. No hay pack que infunda más miedo en el rugby mundial. Su tamaño y voracidad es impresionante. Argentina, que aún no sabe lo que es ganar en el Championship, rozó el triunfo de forma repetida en los dos últimos torneos en escenarios muy específicos: recibiendo a los Springboks y visitando a los Wallabies australianos. A los primeros, los sudafricanos, les arañó un empate hace dos campañas.

El Torneo arranca con la siempre intensa Bledisloe Cup entre Australia y Nueva Zelanda a doble partido, lo cual medirá, básicamente, el grado de forma de los primeros. Si son capaces de ganar a los All Blacks o al menos llegar con vida a los últimos minutos habrán crecido lo suficiente para soñar con gestas mayores. Inglaterra ya les enseñó el camino en los últimos test de junio. Luego llegará un Nueva Zelanda-Sudáfrica en la tercera jornada y la vuelta en la sexta y última fecha, donde podría estar disputándose el campeonato. Argentina parece más retrasada incluso que en los dos cursos anteriores.

Los equipos:

Nueva Zelanda: Los temidos All Blacks no tienen casi fisuras. Carter, su apertura estrella, está lesionado para las dos primeras jornadas pero el elenco es tan impresionante (McCaw, Read, Savea...) que su técnico Hansen puede estar tranquilo pese a perder también al pilar Woodcock. Salvo que Sudáfrica les lleve a un partido físico extremo como el año pasado o que Australia rinda muy por encima de su nivel, serán campeones y saldrán invictos.

Sudáfrica: Actual subcampeona. Sus franquicias no han realizado un buen SuperXV pero sus jugadores son temibles. Su delantera es la única equiparable a la neozelandesa, la primera línea es aterradora. Han recuperado a tiempo al joven Etzebeth, que junto al veterano Botha pueden causar estragos en una segunda línea donde Matfield arranca lesionado. En la manija, la irrupción de Pollard abre una nueva era en los Springboks, al que seguirán sujetando los incisivos De Villiers y Habana. Alternativa.

Australia: Momento dulce. El triunfo en el SuperXV de los Waratahs ha devuelto la ilusión al país de los canguros. Acostumbrados a ser terceros, más preocupados de que Argentina nos les cazara que de pelear con Nueva Zelanda y Sudáfrica, con McKenzie han dado un paso al frente. Ahora sin los clásicos Genia y Quade-Cooper en la dirección pero los Folau, Ashley-Cooper y el buen momento de Beale son una garantía en los backs. Delante, el ímpetu contagioso de Hooper contrastará con la plaga de bajas en el puesto de talonador. Sin presión, pueden dar alguna sorpresa.

Argentina: A seguir creciendo. No está preparada para competir de tú a tú aún con las tres grandes superpotencias, pero sí para darles algún susto. Los Springboks suelen pasarlo mal cuando visitan Sudamérica. Ya casi sin presencia de los Pumas de Bronce (terceros en el Mundial 2007), la mejor noticia pasa por el alto número de jugadores que llegan desde la liga nacional, aún amateur. Si bien la delantera albiceleste (donde no estará Albacete) siempre fue sinónimo de garantía, quedan dudas sobre todo a la hora de generar juego en los medios, su punto más débil. A sus backs les caracteriza su falta de regularidad. Objetivo: arrancar más de un bonus defensivo.

CALENDARIO:

J. 1 (Sábado 16 agosto)

Australia-N. Zelanda 12:05

Sudáfrica-Argentina 17:05

J. 2 (Sábado 23 agosto)

N. Zelanda-Australia 9:35

Argentina-Sudáfrica 21:40

J. 3 (Sábado 6 septiembre)

N. Zelanda-Argentina 9:35

Australia-Sudáfrica 12:05

J. 4 (Sábado 13 septiembre)

N. Zelanda-Sudáfrica 9:35

Australia-Argentina 12:05

J. 5 (Sábado 27 septiembre)

Sudáfrica-Australia 17:05

Argentina-N. Zelanda 00:10

J. 6 (Sábado 4 octubre)

Sudáfrica-N. Zelanda 17:05

Argentina-Australia 00:40

*Todos los partidos serán emitidos en directo por Digital+

Comentarios

Comentarios no disponibles