Temas del día

Aritz Aranburu coge la ola de las mayores leyendas del surf

Surf

Aritz Aranburu coge la ola de las mayores leyendas del surf

Ha logrado entrar en el grupo del ‘Dream Tour’, que agrupa a los 32 mejores profesionales del mundo. Ya estuvo en 2008, pero entonces entraban 45 y las lesiones le lastraron.

El surf tiene un aire de rincón paradisíaco. Cuerpos atléticos, sol y olas... es la costra idílica. Pero bajo ese caparazón, mucho sacrificio. Bien lo sabe Aritz Aranburu (Zarautz, 1985), con una vida dedicaba a las tablas voladoras sobre el mar. En diciembre logró acceder al Dream Tour (el circuito de los sueños), el conglomerado de pruebas que componen el torneo WCT... la primera división del surf, vaya. Un edén que resulta de combinar las mejores olas y a los magos del surf.

No es la primera vez que el guipuzcoano se adentra en el territorio de los gigantes del surf. Ya lo logró en 2007. El rider de Quiksilver fue el primer surfista nacional que lo logró. “Es algo enorme para mí y para mi carrera, más que nada, porque el surf se ha convertido en un deporte muy elitista y en la primera división solamente hay 32 plazas. Ser el primero de España me hace ilusión porque aquí el surf se ha desarrollado mucho más tarde que en Australia, Brasil o Estados Unidos y haber conseguido una plaza en la élite es un logro gigante”. En efecto, su ascenso es aún más relevante que hace seis años, ya que entonces había 45 huecos en la élite.

Lo cierto es que en 2008, las cosas no le fueron bien: una lesión en el tobillo y la rodilla le mantuvieron fuera del agua más de media temporada. Al menos, la ASP le dio en 2009 la injury wildcard (invitación por lesión) para demostrar su potencial un año más. “Pasó cuando menos me lo esperaba. Después de lo que luché para entrar en la WCT, me dio mucha rabia, pero las lesiones son parte de nuestra vida. Toco madera para que todo siga igual”.

El australiano Mick Fanning se ha hecho este año con su tercer título. Contra él y los Slater, De Sozua, Parkinson, Flores... se verá las caras. “No hay nada mejor. Aquí nadie regala nada, pero al final todo es cuestión de coger ritmo, estar a gusto y trabajar fuerte”.

Hippy. Aún hay quien piensa que el surf es solo fiesta, mujeres y cerveza. Y todo porque en sus inicios entroncó con el movimiento hippy. “Eso ya se acabó con el profesionalismo —matiza el zarauztarra—. El surf es un deporte gigante, cada vez lo practica más gente y el marketing en torno también ha subido mucho. La gente trabaja mogollón, somos atletas como en cualquier otro deporte. Y ha subido mucho el nivel en el circuito femenino, cada día se acercan más a nosotros y también demuestra que el deporte está en auge”.

Eso sí, no esconde esas raíces hippies, “gente que no quería trabajar y que prefería surfear y beber cervezas alrededor de una hoguera. Todavía se nos asocia a este estilo de vida”, pero en la actualidad “hay que estar muy atento con los entrenamientos cada día, estar bien psicológicamente y meter caña. Es la única manera de hacer que tu carrera sea explosiva”.

Eneko Acero e Ibon Amatriain han sido desde siempre sus ídolos: el segundo le enseñó cómo empezar a soltar bien en las olas pequeñas. Y Eneko fue el primer gran surfista nacional profesional. “Si no fuera por él jamás habría pensado en dedicar mi vida al surf. Él nos abrió las puertas a muchos”.

Lo de Slater, 11 veces campeón mundial y leyenda viva dentro y fuera del mar, es otra cosa. Un superhéroe. “Es un máquina, un fenómeno, el mejor surfista de la historia. Lleva en la élite y siendo número uno del surf más de 20 años. Logró su primer triunfo a los 18 y sigue a los 41. No parece de este planeta”. Slater, famoso también por sus conquistas, es amigo de Aritz; comparten patrocinador (Quicksilver) “y cuando me toca participar en los campeonatos de primera división solemos quedar; es una gran persona y todo lo que ha conseguido no es porque alguien le ha tocado con la varita mágica... es el mejor deportista de todos los tiempos”.

Comentarios

Comentarios no disponibles