Se fue Tony Ortiz, el 'martillo' al que golpeaban demasiado

BOXEO

Se fue Tony Ortiz, el 'martillo' al que golpeaban demasiado

Se fue Tony Ortiz, el 'martillo' al que golpeaban demasiado

DIARIO AS

Dos veces campeón de Europa del superligero en los 70, no pudo conquistar el Mundial. Mantuvo cruentas batallas con 'Dum Dum' Pacheco o Perico Fernández.

Tony Ortiz, uno de los protagonistas de la época dorada del boxeo español, falleció el martes en Madrid. El día 15 hubiera cumplido 69 años. Nacido en Fuente Obejuna (Córdoba), llegó a ser campeón de España del superligero y del welter. Doble campeón de Europa del superligero, disputó el Mundial al italiano Bruno Arcari en 1974 en Turín, pero lo perdió por descalificación en el octavo asalto.

Frente a estilistas e intocables, 'El Martillo' Ortiz, como se le conocía, era más yunque. Pegaba, pero recibía demasiado. Alfredo Relaño lo radiografió así en 'El País' antes de que en 1977 realizara su último combate frente a Dum Dum Pacheco: “Es un boxeador cuya única ciencia es cambiar golpes: golpear y parar los golpes del rival con la cara”. Quizá por eso, por lo dramático de su propuesta, caló entre el público a costa de su salud.

En la batalla de Estambul, ante 25.000 gargantas, se ciñó el cinturón europeo al derrotar en 1973 a Cemal Kamaci con dos leyendas en su esquina: Kid Tunero de preparador y José Legrá de ayudante. “Siempre era un forastero; para ganar tenía que matar al rival”, recordó en un homenaje en 2008. Dejó el título para hacer el Mundial, lo recuperó y lo entregó ante Perico Fernández en otro choque cruel. “Me hizo mucho daño, pero acabé noqueándole. Tony era bravísimo: pegaba y encajaba”, lo recuerda Perico. “Fui de físico pobre pero de espíritu fuerte”, se definió Ortiz. Para unos un saco, para otros un guerrero.

Comentarios

Comentarios no disponibles