"El éxito es que se vuelve a hablar sólo de deporte"

NATACIÓN | ONA CARBONELL

"El éxito es que se vuelve a hablar sólo de deporte"

"El éxito es que se vuelve a hablar sólo de deporte"

RODOLFO MOLINA

DIARIO AS

Unos pocos metros por debajo de la Torre de Collserola vive Ona Carbonell. El diseño, su otra pasión, impregna una casa llena de cuadros, alguno pintado por ella. Allí recibió a AS.

¿Ha digerido ya las siete medallas?

Poco a poco. Pero no sólo han sido las siete medallas, sino que hemos superado los resultados de los últimos Mundiales tras un año lleno de adversidades. Tenemos futuro.

Insisten en que en seis meses se entrenaron muchísimo. ¿Normalmente, en cuánto tiempo preparan los equipos cuatro coreografías nuevas?

En el solo, Gemma Mengual estuvo muchos años entrenando antes de ser medallista. Andrea Fuentes, tres. Yo he tenido sólo seis meses. Para el dúo y el equipo es más fácil, pero preparar dos rutinas nuevas y alcanzar el podio es un gran éxito.

¿Hubo algún día en el que acabó extenuada y pensó que no sería capaz de aguantar todas las rutinas?

En las series del solo libre estaba muy cansada, pero nunca dudé. Sabía que era costoso y que debía sufrir, lo que pasa es que soy exigente y quiero lanzarme al agua siempre al cien por cien, nunca al cincuenta.

¿Cómo acogieron al nuevo equipo técnico después de la no renovación de Anna Tarrés?

Teníamos confianza en nosotras. Llevo diez años en el equipo y lo que he logrado no es sólo gracias a la entrenadora. Hemos pasado momentos difíciles, ha sido duro, pero nos lo hemos trabajado. Adaptarte a una nueva dinámica de entrenamientos, a tener un cuadro técnico más amplio y aprender las nuevas rutinas de trabajo requiere su tiempo. Pero ahora tenemos más organización y nos corrigen más. No creíamos que nos iba a ir tan bien.

Usted tiene 23 años y lleva ocho en la élite. ¿Se arrepiente de algo?

Hay gente que puede pensar que perdí la juventud, pero no es así. Esto es lo que quería. Llegué siendo el bebé del equipo y aprendí mucho de Gemma (Mengual)­­, su disciplina. Fui una adelantada a mi tiempo, maduré rápido y luché por estar aquí. En 2009 hice un dúo en un Europeo en lugar de Gemma­­ por iniciativa propia, para que ella descansara.

Habla de Mengual y las comparaciones son inevitables. ¿Eso la presiona?

No tengo presión. Ya tengo dos medallas olímpicas, como ella. He conseguido muchos podios. Para mí, Gemma es una gran persona y una gran nadadora. Es un ídolo y me gustaría acercarme a ella. Quiero mirar adelante y seguir logrando éxitos.

¿Eso significa que en Río, en 2016, toca el oro?

Siempre piensas en el oro, por mucho que Rusia se haya distanciado. Nada es imposible. Creo que podemos hacer grandes cosas.

Deberán cambiar las coreografías para esa cita. ¿Habrá alguna variación más?

Hay que ver cuál es la estrategia. Los elementos técnicos los tenemos que cambiar y aún hay aspectos que están en el aire. En el solo (no es modalidad olímpica) seguiré teniendo el apoyo de Gemma y Virginie Dedieu (campeona del mundo y olímpica). Es la disciplina que más me gusta nadar. Me hizo mucha ilusión cuando me llamó Montserrat Caballé después de ganar el bronce.

Andrea Fuentes también ha ayudado en las semanas previas. ¿Cómo es su relación?

Su retirada fue un golpe duro para todas. Estamos agradecidas, porque nos ayudó antes del Mundial, aunque hubo una diferencia de criterio en algunas opiniones.

La no renovación de Tarrés levantó un revuelo bárbaro en la sincro. ¿Para qué sirve este Mundial en ese sentido?

Estoy muy feliz porque ahora se vuelve a hablar solamente de deporte. Lo hemos logrado y ese es también nuestro gran éxito. No lo hemos pasado demasiado bien en los últimos meses con todo lo que se llegó a decir.

Siete medallas en un Mundial. ¿Cómo le sienta haber hecho historia?

Muy bien. Me han dicho que soy la única deportista mujer que lo ha logrado. ¿Es así?

Sí, aunque en este Mundial casi le iguala Missy Franklin, logró seis, y de oro...

¡Vaya crack!

Comentarios

Comentarios no disponibles