Gisela Pulido: "El Kiteboard lo es todo, es una forma de vida"

KITESURF

Gisela Pulido: "El Kiteboard lo es todo, es una forma de vida"

Gisela Pulido: "El Kiteboard lo es todo, es una forma de vida"

Rafa Aparicio

"Me hace mucha ilusión, no es lo mismo competir aquí que en cualquier otra parte del mundo", dice sobre el Masters de Kiteboard de Tarifa.

Gisela Pulido, ocho veces campeona del mundo de Kiteboard, comentó a EFE que su objetivo para esta temporada es volver a ganar el Mundial después del tercer puesto de 2012 y reconoció que pese a sus numerosos éxitos sigue motivada porque su deporte es "todo" para ella y "una forma de vida".

Pulido (Barcelona, 1994), que iba a participar en el Masters de Kiteboard de Tarifa (Cádiz) el pasado fin de semana, no pudo hacerlo finalmente por un doble motivo: los exámenes de la carrera de periodismo y la suspensión, por la falta de viento, de la prueba en la que iba a participar en la última jornada, el premio a la ''Mejor maniobra aérea''.

¿Qué significa un evento como el Masters de Kiteboard de Tarifa?

El año pasado estuve en esta competición y para mí es muy bonito que hagan una competición en casa. Me hace mucha ilusión porque no es lo mismo competir aquí que en cualquier otra parte del mundo. En Tarifa conoces las condiciones, está el público animándote y además valoro mucho el dormir en casa y no en un hotel. Ojalá se haga más años este campeonato y en el próximo pueda estar.

Se conoce cómo es la vida de muchos deportistas, pero ¿cómo es el día a día de una deportista de kiteboard?

Me levanto temprano, voy al gimnasio sobre las ocho, al volver a casa estudio y luego voy a entrenar técnico al agua un par de horas. Mi vida es estudiar, entrenar y entrenar. Los fines de semana salgo a veces con los amigos, pero entre semana entreno mucho.

Después de muchos años en este deporte y ocho mundiales ganados, ¿sigue encontrando motivación?

Sí, mucha. Primero porque me gusta estar primera siempre, el año pasado quedé tercera en el Mundial y quiero recuperar posiciones. Segundo porque el kitesurf es el deporte que más me gusta y no quiero dejar de competir nunca, para mí es todo, es mi vida, es la manera de vivir el día a día. No podría hacer otra cosa.

¿Qué rivales ve más fuerte esta temporada?

Este año, aparte de la brasileña Bruna Kajiya y la polaca Karolina Winkowska, que siempre están ahí, hay dos chicas nuevas, la checa Paula Novotná y Annabel Van Westerop, de Aruba, que tienen 19 años como yo y están muy fuertes.

Dice que el kitesurf es todo, ¿qué es lo que le aporta?

Es una pasada. Como persona te aporta muchas cosas como el viajar, conocer culturas diferentes y las diversas maneras de vivir. Llevo viajando desde los diez años y he visto muchos contrastes. Competir a nivel profesional te permite estar concentrado, tomarte las cosas en serio, organizarte y tener disciplina. Soy competitiva, sé valorar las cosas bien y aceptar los errores.

¿Cómo se lleva pertenecer a un deporte que depende tanto de las condiciones climatológicas?

Dependes del viento y en realidad es bastante fácil que haya porque las competiciones se suelen hacer en sitios que lo hay. En el surf es más difícil que haya olas, pero el viento se puede predecir más o menos. Para un deportista es difícil asumirlo a veces porque llegas motivado a una competición y no puedes participar.

Aparte de este deporte, ¿practica otros?

Practico algunos parecidos como el surf, el snow o el skate, aunque como son deportes en los que te puedes lesionar solo los hago en vacaciones de vez en cuando. También me gusta la bicicleta, correr y hago mucho entrenamiento en el gimnasio.

¿Cómo se planifica la temporada de kiteboard?

Hay varias fases, primero la pretemporada. Este año, al igual que otras veces, he ido a Sudáfrica, porque tiene una zona con condiciones óptimas. También he estado en Orlando (Estados Unidos) haciendo unas jornadas de entrenamiento y luego ya empecé a competir en marzo y abril en Francia y Marruecos. Después hubo un parón de un mes, y ahora tenemos en verano las competiciones más importantes en Italia, Alemania, Fuerteventura y Egipto. Cuando paramos, aunque no compitamos, entrenamos mucho para no perder la forma.

Se sabe que la crisis ha afectado a deportes minoritarios. ¿Ha afectado también al kitesurf?

Ha afectado en varios sectores. Los deportistas tienen más difícil encontrar patrocinadores y eso sí lo notamos. Yo por suerte sigo con mis patrocinadores y soy feliz. De momento me va bien, pero en el tema de las escuelas en Tarifa se nota que han caído los clientes. En el caso de los que empiezan a dedicarse profesionalmente a esto es difícil porque no son conocidos, las marcas no les reconocen y no les apoyan desde el principio, por eso deberían cambiar mucho las cosas si queremos que este deporte tire para adelante.

Está estudiando periodismo. ¿En un futuro, cuándo no compita a nivel profesional, le gustaría dedicarse al periodismo?

Me encanta el periodismo y ojalá pueda dedicarme en un futuro a eso. No sé si al deportivo, porque también me encanta la investigación, soy muy curiosa y siempre tengo que buscarle una respuesta a todo. Tengo mi escuela de kite y es un proyecto que me hace mucha ilusión. Además, tengo una tienda en Tarifa y me gustaría tener más en otros como Barcelona o Fuerteventura.

¿Echa algo de menos o lamenta haber renunciado a algo por estar en lo más alto de este deporte?

Hay que sacrificarse en esta vida y luchar por las cosas que quieras. La satisfacción que tengo es muy grande, no solo por el hecho de competir y viajar por todo el mundo, sino por las cosas que te aporta como. Tienes que sacrificar no salir de fiesta con los amigos o no ir a cenar a veces fuera, pero merece la pena porque la satisfacción es muy grande para mí. Además de entrenar, que es lo que más me gusta, el poder conocer a otros grandes deportistas cuando viajo es de lo más bonito.

Comentarios

Comentarios no disponibles