La odisea de Nieto: deshidratado, hospitalizado e interrogado

BOXEO

La odisea de Nieto: deshidratado, hospitalizado e interrogado

La odisea de Nieto: deshidratado, hospitalizado e interrogado

Ganó el título de la UE en Bélgica. Fue ingresado por deshidratación, se le descubrió una hemorragia en la cabeza y la Policía fue a la clínica por una surrealista denuncia.

Rubén Nieto ganó el viernes el título de la Unión Europea del superligero en Gante. Pero aún no puede disfrutarlo en Madrid junto a los suyos. Después de vencer por decisión unánime al local Jean Pierre Bauwens, que estaba invicto en 28 combates, vivió una historia rocambolesca y todavía está en un hospital de la ciudad belga junto a su entrenador, Luis ‘Coraje’ Muñoz.

Mejor que nadie, lo cuentan ellos. “La pelea fue bastante dura y al terminar el combate me encontraba muy cansado. Sentí náuseas y vomité tres veces en el transcurso de una hora, así que decidimos acudir al hospital”, relata el campeón de España, que fue andando al centro médico, como un kilómetro, porque la ambulancia se había marchado. “Como tenía que pasar el control antidoping, estuve tomando agua, pero todo lo que ingería iba fuera”, explica. El agente de control antidopaje no podía separarse de él, así que entró con Nieto en el hospital.

“Determinaron que estaba deshidratado, le hicieron un escáner que no reveló nada y decidieron que pasara la noche allí. El agente insistía en que bebiera agua, y la vomitaba”, sigue Luis Muñoz. A las 06:00 por fin consiguió orinar Nieto para tomar las muestras del control.

En la mañana del sábado comenzaron las noticias desagradables. “A las diez de la mañana, la neuróloga nos comentó que en el escáner se veía una pequeña hemorragia en la cabeza y que no era conveniente volar. Yo me siento bien, estoy haciendo vida normal y no es alarmante. Es una simple precaución”, dice el boxeador de 31 años. Pero esa misma mañana, dos policías se presentaron en la clínica para registrar su habitación y tomarles declaración.

La promotora de Bauwens, dirigida por Jan Ongenae y Patrick Wereecke, había presentado una surrealista denuncia en comisaría. Alegaba que el español se habría dopado porque subió al ring con varios kilos más cuando en el pesaje dio los 63,5 reglamentarios. “¡Es una locura! Eso es lo que ocurre siempre, porque luego comen y se hidratan. El resultado del control demostrará que todo está en orden”, se queja Muñoz, muy enfadado porque la visita de la Policía es la única noticia de los promotores locales que han tenido en el hospital. Les dejaron tirados. “La Federación belga nos ha apoyado, y también la Unión Europea de Boxeo después de que Ricardo Sánchez Atocha (mánager de Nieto) comenzara a moverse. Pero de la promotora, nada”

Hoy mismo se le ha practicado otro escáner a Nieto. El hematoma evoluciona bien, pero no ha desaparecido completamente, así que tendrá que estar hasta el viernes en el hospital de Gante. Abrazado a su cinturón de campeón de UE, invicto en 13 combates, y deseando volver a Madrid para abrazar también a los suyos y tranquilizarlos. Para poner punto final a su odisea.

Comentarios

Comentarios no disponibles