Francia se da un festín y lidera su grupo en solitario

MONTENEGRO 20 - FRANCIA 32

Francia se da un festín y lidera su grupo en solitario

Francia se da un festín y lidera su grupo en solitario

Alberto Estévez

EFE

El vigente campeón mundial se dio un festín a costa de Montenegro, en un choque que le sirvió para reservar fuerzas con vistas a envites mayores.

El vigente campeón mundial, Francia, se dio un festín a costa de Montenegro (20-32), en un choque que le sirvió para reservar fuerzas con vistas a envites mayores y liderar ya en solitario su grupo del Mundial de Balonmano que se disputa en España. Los montenegrinos apenas fueron un escollo durante cinco minutos, lo que les duró el empuje que acumularon durante los himnos, cuando la electrónica falló y las aficiones se lanzaron a cantar a capella.

Francia lo hizo acompañada de sus miles de seguidores desplazados. Montenegro, en cambio, solo con sus jugadores cantando a viva voz en un Palau de Granollers envuelto en un respetuoso silencio. Empezó anotando Montenegro y aguantó poco más de esos cinco minutos (3-3), hasta que Accambray puso a los galos por delante en el marcador, situación que se mantendría por el resto del partido.

Omeyer colaboró bajo palos a desactivar cualquier atisbo de reacción y los contragolpes hicieron el resto. Ni siquiera necesitaron los ''bleus'' jugar con sus habituales. Karabatic no saltó a la pista hasta bien avanzado el primer tiempo. Tampoco se les añoraba. A los 25 minutos, Francia lograba la máxima ventaja hasta el momento (9-16). De no ser por el acierto del guardameta Rajkovic, la herida hubiera sido más sangrante. A ''Les Experts'' -sobrenombre de la selección de Claude Onesta- les envuelve un aura distinta, actúe quien actúe.

Al lado de los esforzados jugadores balcánicos, los galos parecían gráciles bailarines a otra velocidad. Todo era más fácil y la elegancia de Honrubia fluía desde la banda para destrozar la defensa rival. Suavemente me mata, sugería el paso del cronómetro. El 11-17 del descanso fue generoso con lo llegaría después. Festín francés, que llegó a estar 16 arriba (13-29, m.49), y sangría montenegrina, que tras la reanudación solo anotó dos tantos en quince minutos.

Para desquicie rival, hasta Karaboue, que había sentado a Omeyer, estaba más felino que nunca. El meta fue el mejor jugador del partido. Francia se relajó y los de Kastratovic maquillaron la debacle (20-32). El triunfo de los galos, junto a las derrotas de Argentina y Alemania, los deja en solitario en el primer puesto.

Comentarios

Comentarios no disponibles