Maider Unda, la medallista que vende quesos por las ferias

La intrahistoria

Maider Unda, la medallista que vende quesos por las ferias

Maider Unda, la medallista que vende quesos por las ferias

El bronce no ha cambiado su vida

Maider Unda se vistió de bronce en los Juegos de Londres y dio a España la primera medalla de la historia en lucha olímpica. Media vida entregada a tal gesta. Le sucedieron un rosario de homenajes y recibimientos. Luego, descanso en la playa. El reposo de la guerrera.

Su vida regresó a la quietud de Olaeta, la pequeña aldea alavesa de cien habitantes, donde nada ha cambiado: sigue cuidando a sus 300 ovejas de raza latxa y elaborando quesos. Con 35 años, Maider sabía que la medalla no le iba a cambiar la vida: se ha propuesto ser madre y quizá sea su única conquista pendiente.

La familia de Unda, sus padres y cuatro hermanos, se afanan cada día por elaborar quesos de la denominación de origen Idiazabal, muy apreciados en el mercado vasco. El retorno a la normalidad fue sereno: "Aquello (por Londres) es una burbuja donde todo se magnifica y, para mí, la realidad es esto: mi casa, mi cama, mi familia y mi entorno".

María Luisa es la feliz madre de la luchadora. El día posterior a la gesta siguió la rutina habitual y se levantó a las cinco y media de la mañana. Luego se fue a una feria en Algorta. "Lo vendí todo e influyó Maider".

Ayer Maider y su madre acudieron a la localidad vizcaína de Gernika, donde se celebra una de las ferias agrícolas más importantes de Euskadi: el Último Lunes de Octubre. Allí se puso a vender quesos. Salen a 17 euros el kilo, en piezas de un kilo aproximadamente. Su producción anual ronda las tres mil unidades y se elaboran de febrero a octubre.