Vistalegre fue una fiesta

Balonmano | Asobal | At. Madrid 36 - Anaitasuna 31

Vistalegre fue una fiesta

Vistalegre fue una fiesta

rafa aparicio

Triunfo de los rojiblancos ante 6.255 espectadores

Para complacer a los 6.255 espectadores que acudieron ayer a Vistalegre el Atlético de Madrid salió en tromba ante el Anaitasuna. El resultado: un parcial de 11-7 en 15 minutos liderado por García Parrondo, que marcaba tres goles. Pero, a partir de ahí, llegó la niebla para los de Talant Dujsebaev, que demostraron algunos problemas de compenetración. En el otro lado de la cancha estaba el Anaitasuna, tirando de espíritu de equipo. Los navarros, amparados en sus porteros Schulz y Capón, tomaron el control y metieron un parcial de 5-1 al Atleti, que dejó tiritando a los aficionados que querían como aperitivo al fútbol una victoria del balonmano. Con 15-16 se llegó al descanso y con confusión en los de Talant.

Pero se ve que el exigente míster les puso las pilas porque volvieron a la cancha enchufadísimos. Cinco goles en cinco minutos. Llegaban por todas partes. Marcaban Cañellas, Lazarov... Seguía Parrondo... Un aluvión de juego individual que acabó por destrozar el colectivo espíritu del Anaitasuna (sobresalió Novelle) y por dar al Atlético su tercera victoria liguera. La multitud de Vistalegre se fue al Calderón contenta en el Día de las Peñas rojiblancas, pero tuvo un pequeño susto. Aunque tan sólo duró 15 minutos.