Maravilla-Chávez jr: "Voy a proponer una guerra"

Boxeo | Mundial del peso medio CMB en Las Vegas

Maravilla-Chávez jr: "Voy a proponer una guerra"

Maravilla-Chávez jr: "Voy a proponer una guerra"

El argentino afincado en Madrid, convencido del KO.

El juego del gato y el ratón se acaba esta madrugada (05:00 horas) en Las Vegas. Sobre un ring y con mucha rabia acumulada. Julio César Chávez jr.-Sergio Maravilla Martínez por el cinturón del medio del Consejo Mundial de Boxeo. "No me voy a apiadar de tí. Yo no soy una marioneta de una promotora (Top Rank). Nunca debiste aceptar este combate", le espetó el argentino afincado en Madrid (37 años) al hijo del gran mito mexicano (de 26) cara a cara en la previa. "No te voy a ganar, te voy a retirar", le contestó el júnior. Más que chispas, había fuego entre los dos.

La explicación a esa tensión que tiene en vilo a Estados Unidos (19.186 entradas vendidas en el Thomas&Mack Center, récord del recinto, tres millones de dólares de taquilla, cuarenta millones de dólares de movimiento entre pay per view de la HBO y demás conceptos...) viene de lejos.

Récord. Maravilla, que llegó a España en 2002 y sobrevivió unos años sin papeles, se proclamó campeón mundial en el 2010 frente a Kelly Pavlik. Dejó el título "para hacerle un favor al Consejo" con el compromiso de que luego él se enfrentaría al siguiente campeón. Se ciñó el cinturón Chávez jr. y, con la connivencia del CMB (el apellido Chávez vende mucho), ha evitado en tres defensas a Maravilla, que nunca dejó de quejarse, reclamar lo que consideraba suyo y denunciar que el récord del hijo de la leyenda (46-0-1) estaba construido en el aire. "Su récord será real, lo que es artificial es que sea el campeón", dice a AS desde Las Vegas.

Antes de cristalizar el trato, los dos, y el padre de Chávez (25 años como profesional y campeón mundial en tres divisiones diferentes), se cruzaron muchos golpes verbales. "Y cuando uno se mira al espejo, todo eso aflora por muy profesional que seas. Está claro que además de algo deportivo ya hay algo personal en este duelo", explica Maravilla, que se estrenó como promotor en España el año pasado y volverá a Madrid días después de enfrentarse a Chávez.

Con tanta adrenalina de por medio, para el argentino (49-2-2 de récord) sólo hay un objetivo: "Voy a proponer una guerra. Voy a buscar noquear a Chávez desde el principio". Aunque no quiera decirlo, Maravilla no se fía en caso de llegar a una decisión a los puntos con el peso de Top Rank (la promotora de Manny Pacquiao) y el apellido Chávez sobre el ring: "Los únicos jueces serán mis puños".