España pierde y se medirá en cuartos de final a Montenegro

WATERPOLO | ESPAÑA 7 - ITALIA 10

España pierde y se medirá en cuartos de final a Montenegro

Los españoles pagaron un mal inicio (0-4) y tardaron casi 14 minutos en estrenar el marcador, una ventaja demasiado grande para los italianos.

Un mal inicio ha condenado a la selección española de waterpolo a su segunda derrota en el último partido de la primera fase ante Italia (7-10), un resultado que le aboca a jugar con Montenegro en cuartos de final al finalizar tercera del grupo.

Tras los resultados en el otro grupo, en el que se encontraban Serbia, Montenegro, Hungría y Estados Unidos, España sabía que una victoria o un empate le daba la posibilidad de medirse con Hungría, triple campeón olímpico, y si perdía ante Montenegro, subcampeón europeo.

Difícil elección. El mal inicio de España no le permitió ni tener esa duda. O los palos o las intervenciones de Stefano Tempesti, uno de los porteros más reputados del concierto mundial. A España se le nubló su brillante juego frente a los italianos.

Le costó al equipo de Rafa Aguilar casi 14 minutos en estrenarse, demasiada ventaja frente a los experimentados italianos, que para entonces ya llevaban un 0-4 a su favor.

Ya clasificada de antemano, España jugó sin tensión, sobre todo en los primeros minutos. Los italianos jugaron muy bien, especialmente desde la boya, donde Danijel Premus se convirtió en jugador clave de inicio.

La diferencia estuvo en la portería, en la mentalidad, en el aprovechamiento de las acciones con jugadores extra y en el hecho de que Italia jugó su mejor partido del torneo. Un penalti transformado por Gallo y otro tanto de Presciutti abrieron la veda en el primer cuarto.

La racha de los italianos se prolongó en los segundos ocho minutos. Otro penalti, esta vez transformado por Figlioli, y el primer tanto de Premus. Con 0-4, España seguía sin reaccionar. Tempesti, errores y los palos, esa era la dinámica negativa de los de Rafa Aguilar.

El primer tanto de España tardó casi 14 minutos, lo marcó Marc Minguell. Abierta la veda, los españoles jugaron más sueltos. Marcó Molina y nuevamente Minguell. La reacción italiana la encabezó Premus y los transalpinos se fueron al descanso 3-6.

La primera vez que los de Rafa Aguilar se pusieron en disposición de inquietar a los italianos llegó con el 4-6, pero nuevamente fue un espejismo. Sin aprovechar las superioridades, Italia se volvió a escapar (4-9), aunque tampoco esa vez fue la definitiva.

El coraje del equipo y la calidad de Albert Español en el último cuarto puso a España a dos goles (7-9), a 3:26 para el final. Un magnífico tiro con bote de Felugo acabó con las esperanzas.

 

Comentarios

Comentarios no disponibles