El Cuatro Rayas se impone gracias a un Sierra magistral

asobal | valladolid 28 - león 23

El Cuatro Rayas se impone gracias a un Sierra magistral

El Cuatro Rayas se impuso en el duelo castellano y leonés, tras imponerse a un Reale Ademar que se estrelló con un magistral Sierra, que desesperó con sus paradas a los visitantes.

El Cuatro Rayas Valladolid se impuso en el duelo castellano y leonés, tras imponerse por 28-23 a un Reale Ademar de León, que se estrelló con un magistral José Manuel Sierra, que desesperó con sus intervenciones a los lanzadores visitantes.

Ambos equipos salieron enchufados, por lo que esa pasión que pidió Pastor a sus pupilos en la previa del encuentro quedó fielmente reflejada en la cancha, pero también por el bando contrario, que supo sacar petróleo de cada jugada, ya que era gol o penalti, posteriormente transformado por sus extremos.

Por tanto, en los primeros compases ninguno de los dos contendientes conseguía distanciarse en el marcador y la igualdad se convirtió en la tónica dominante de un encuentro de suma tensión y con ambas defensas con la intensidad necesaria. Las dos se mostraron a pleno rendimiento, si bien los leoneses pudieron disfrutar de contraataques, mientras que el conjunto local se basó en el ataque estático, donde Cutura supo administrar bien los balones y encontrar esa continuidad en los extremos, que no fallaron.

La maquinaria vallisoletana se fue engrasando e incrementó la presión defensiva, bien completada con la seguridad de Sierra en la portería, lo que le permitió adquirir una renta de cuatro goles (12-8, m.21), que obligó a Isidoro Martínez a solicitar el primer tiempo muerto. En ese parón aprovechó para pedir más intensidad a sus jugadores, que siguieron sus indicaciones al pie de la letra ya que, en cuatro minutos, redujeron la renta a sólo tres tantos (13-12), merced a las incursiones de Carou y al acierto de Baena desde el pivote.

Cualquier detalle era determinante y, en este caso, las exclusiones de los leoneses concedieron la oportunidad al Cuatro Rayas de llegar al descanso con una ventaja de tres goles (15-12), merced a su organización ofensiva y a la contundencia en defensa. Tras la reanudación, la situación se mantuvo por los mismos derroteros, con un Cuatro Rayas más acertado ofensivamente y con Sierra como baluarte en la portería, lo que les permitió mantener esa renta de cuatro goles, hasta que Joli, en una desafortunada jugada, recibió la tarjeta roja por golpear con el balón en la cara de Álamo.

Los leoneses aprovecharon la confusión inicial para recortar las diferencias (19-18, m.41), pero el conjunto local pudo recomponerse y, de nuevo haciendo valer la fuerza colectiva, con un Sierra imponente, retomó las riendas para recuperar los cuatro tantos (22-18) cinco minutos después.

Eso les dio alas para continuar con su mejor versión, con Cutura ejerciendo como un gran director de orquesta y un juego de calidad que sorprendió a un Ademar bloqueado en ataque, lo que amplió la renta hasta los siete goles (26-19, m.51). A partir de ese momento ya sólo hubo un equipo en la cancha: el Cuatro Rayas, que a pesar de tener menos profundidad de banquillo que el conjunto visitante, presentó sus credenciales para optar a la tercera plaza.