Soria completó el descenso desde el campo base

MONTAÑISMO

Soria completó el descenso desde el campo base

Después de pernoctar en el Hidden Valley, en lugar de en Yak Kharka, como tenía inicialmente previsto, el veterano montañero completó el descenso hasta Marpha.

El español Carlos Soria, de 72 años, que aspira a convertirse en el montañero de mayor edad en ascender los catorce picos más altos del planeta, completó hoy el descenso desde el campo base del Dhaulagiri, la séptima cima mundial, cuya ascensión decidió abortar el pasado lunes.

El montañero de Ávila comenzó el pasado viernes el descenso desde el campo base, situado a 4.260 metros, después de tener que abandonar su tentativa, la cuarta, de llegar a la cumbre del Dhaulagiri, a 8.167 metros, debido al riesgo de aludes.

Después de pernoctar en el Hidden Valley, en lugar de en Yak Kharka, como tenía inicialmente previsto, el veterano montañero completó el descenso hasta Marpha -donde se reencontró con su esposa, María Cristina, que visitaba por primera vez Nepal- junto a su equipo, integrado, entre otros, por el castellonense Sito Carcavilla, el médico sevillano Carlos Martínez y sus cinco sherpas: Muktu, su hijo Shange, Nurbu y Pasang Temba -cuñados del primero- y Pasang Dawa.

Antes de completar la bajada, aproximadamente a unos 3.800 metros de altura, se encontró con una expedición del BBVA, que patrocina la aventura del escalador,donde explicó a Efe que esta montaña no es buena para venir en otoño, "aunque eso nunca es exacto" y por eso y "para ganar tiempo" lo quiso intentar de todas formas.

Junto al Dhaulagiri, al veterano deportista español sólo le quedan subir el Annapurna, también en Nepal, de 8.091 metros -la décima montaña más alta del planeta- y el Kanchenjunga, entre India y Nepal -la tercera-, de 8.586.

"Esta montaña no es buena para venir en otoño. Lo normal es venir en primavera. Con el tiempo ha cogido fama de ser peligrosa y lo es por sus avalanchas. En otoño normalmente nieva más que en primavera, pero yo quería venir, porque no tengo tiempo y esto de la edad cualquier día me va a gastar una broma y me va a decir ''oye, que esto se ha acabado", bromeó Soria.

"De momento me siento bien, pero en cualquier momento podría ocurrir, por eso quería venir en otoño, por si acaso. El pasado otoño me sucedió lo mismo, pero sí subí a una montaña a la que no pensaba llegar, porque hizo un buen otoño".

"Aquí empezó todo muy mal. Durante la marcha de aproximación el tiempo era bueno y al llegar al campo estuvo casi veinte días lloviendo y haciendo muy mal tiempo. Llovía hasta casi 5.000 metros y a partir de ahí, nieve que se iba amontonando", explicó a Efe Carlos Soria.

"Logramos montar más de mil metros de cuerda para la ascensión y el día 24 cayó una enorme nevada que tapó todo absolutamente. A partir de ahí la montaña se puso de una forma que las dificultades para subir eran muchas. Éramos muy poca gente, cinco sherpas y nosotros. Y segundo, que esta montaña con tanta nieve es muy inestable a partir del campo 2 para arriba".

"Subimos a verlo el día 2, sabíamos que el 4, el 5 y el 6 podía haber buen tiempo. Y podíamos hacer un intento. Subimos a 6.300 metros con una cantidad de nieve inestable tremenda y era un suicidio seguir", indicó.

"Yo he hecho muchas expediciones en mi vida (lleva escalando desde los doce años) y en la mayoría de ellas me he tenido que retirar, porque esto de la montaña es así, sobre todo en este tipo de montañas. Y sobre todo el Dhaulagiri", indicó a Efe Carlos Soria, que mantiene intactos sus planes de completar las catorce montañas más

"No vamos a cambiar nada de momento y lo haremos como lo teníamos previsto. Ir la próxima primavera al Kanchenjunga. Y lo que haré es regresar el próximo otoño al Dhaulagiri. A ver cómo se nos dan las cosas en el Kanchenjunga, una montaña a la que nunca he ido. El objetivo es cerrar con el Annapurna, en la primavera de 2013", concluyó.