La política antidopaje lastra a Madrid 2016

Más deporte | Olimpiadas 2016

La política antidopaje lastra a Madrid 2016

La política antidopaje lastra a Madrid 2016

adrián julián

El COI no tiene claro que se cumpla el reglamento de la AMA

Madrid 2016 ha salido reforzada tras el informe de la Comisión de Evaluación del Comité Olímpico Internacional", proclamó ayer Alberto Ruiz-Gallardón y coreó el resto de la plana mayor de la candidatura olímpica, en respetuosa y obligada unanimidad. Pero el semblante de los comparecientes en los Jardines de Cecilio Rodríguez, en el corazón de El Retiro madrileño (ver fotografía) desmentía sus palabras. La procesión iba por dentro. El informe de la Comisión de Evaluación ni es vinculante en la votación final del 2 de octubre en Copenhague ni otorga puntos, de forma que el ránking de posibilidades de las cuatro ciudades candidatas debe obtenerse subjetivamente, pero hay indicios claros de que en la recta final parten con ventaja Tokio y Río de Janeiro y van por detrás Madrid y Chicago.

El informe censura aquí y allá, de ciudad en ciudad, aunque, nobleza obliga, reconoce que cualquiera podría organizar unos Juegos Olímpicos.

Volviendo al acto de ayer. Las declaraciones querían ser optimistas, y lo eran, pero los gestos eran dignos de un funeral olímpico. "Este informe no es el que esperábamos", dijo a este periódico una persona bien colocada en los circuitos del poder de la candidatura.

Lo cierto es que hay un párrafo especialmente sensible y que hace mucho daño. Y habla del dopaje, un tema que duele profundamente, porque España sigue en el punto de mira de otros países. Y dice así: "En el tiempo de la visita (de la Comisión de Evaluación, 4 a 9 de mayo) no estaba claro si la legislación española antidopaje cumple el código de la WADA (Asociación Mundial Antidopaje, en sus siglas en inglés, AMA en español). Es importante que este asunto sea resuelto".

De las cuatro ciudades, Madrid es la única que recibe un reproche en materia antidopaje. Se debe, sobre todo, al hecho de que los controles fuera de competición no pueden hacerse en España entre las 23:00 y las 8:00 horas.

Pero esta no es la única censura. Se describe riesgo financiero por la necesidad de construir el Estadio Olímpico y la sede de remo; se critica la poca claridad en las responsabilidades de la estructura administrativa, y se resalta que las presentaciones ante la Comisión de Evaluación fueron irregulares, refiriéndose a distintos grados de calidad entre las ponencias y los ponentes.

Madrid tiene un mes para arreglar las cosas. Parece mucho tiempo, pero apenas es nada.