Herrera: "Nuestra plata de Atenas no se vendió bien"

Pekín 2008 | Voley Playa

Herrera: "Nuestra plata de Atenas no se vendió bien"

Herrera: "Nuestra plata de Atenas no se vendió bien"

pepe andrés

Mesa por Bosma en el dúo que destacó en 2004

Pablo Herrera fue plata en Atenas en un deporte poco conocido en España, asociado a pachangas veraniegas, y presente en los Juegos desde Atlanta 1996 como un guiño a los yanquis. Es el voley playa, que en el mastodóntico Pekín se disputa en el Chaoyang Park (12.200 espectadores). Pablo (26 años, 193 cm) no está con Javier Bosma, su compañero de aquel éxito. "Fue ganar la plata y separarnos. Se decía que nos llevábamos mal, pero estaba hablado. Puede parecer absurdo, pero Javi no hubiese llegado a Pekín porque en Atenas tenía 36 años; se hubiese retirado en 2006 y preparar una pareja en dos años para unos Juegos es complicado", relata el castellonense, patrocinado por el Villarreal, entre otros.

Aquí está con Raúl Mesa, zaragozano criado en Benidorm, con quien ha conseguido escalar al noveno puesto del World Tour. También de 26 años, y con quien fue campeón de Europa Sub-23 en 2004 y absoluto en 2005. Mismos cuerpos y mismas quejas. "En el circuito español no se ha notado mucho aquella plata. Va a peor, no hay patrocinador que lo respalde. Y es lo que hay que levantar. Fuimos medallistas y no se supo vender por la Federación. Hay que sacar cantera porque se acaba nuestra promoción y no hay más", cuenta Pablo, que se entrena en el Centro de Tecnificación de Tenerife a las órdenes de Sixto Jiménez y viaja medio año por el mundo de torneo en torneo. En España, sólo se ha disputado uno en categoría masculina y tres en femenina. Demasiado poco.

Raúl Mesa secunda la opinión de su compañero: "Falta promoción. A nuestro deporte le queda mucho por recorrer y en España los pasos son aún más pequeños".

Éxito.

Los dos sueñan con repetir un éxito que podría ser el aldabonazo necesario. "Llevo cuatro años pensando en los Juegos. En repetir", recuerda Pablo, que cita a chinos, estadounidenses, alemanes y holandeses como favoritos. "Pero también estamos en la quiniela", advierte. La música para ellos comenzará a atronar sobre la arena el domingo contra Estonia. Y van de tapados, como en Atenas.