Champions League
Benfica BEN

-

PAOK PAO

-

E. Roja ESR

-

Salzburgo RBS

-

BATE BAT

-

PSV PSV

-

Liga Colombiana II

El waterpolo español, pionero en la utilización de nuevas tecnologías

Waterpolo | Actualidad

El waterpolo español, pionero en la utilización de nuevas tecnologías

Cámaras robóticas, distribución inalámbrica de la señal de audio y de vídeo, sistemas de control y tratamiento de imágenes, y pantallas para su visionado en tiempo real desde el banquillo.

La selección española de waterpolo, medalla de bronce en el último mundial, ha realizado una decidida apuesta por la tecnología para mejorar su juego, a partir del tratamiento en tiempo real de imágenes para poder rectificar prácticamente al momento cualquier decisión táctica.

Cámaras robóticas, distribución inalámbrica de la señal de audio y de vídeo, sistemas de control y tratamiento de imágenes, y pantallas para su visionado en tiempo real desde el banquillo. Desde hace más de un año, el seleccionador, Rafa Aguilar, y su equipo de colaboradores, Antonio Aparicio y Quim Colet, han apostado por la tecnología para sacar aún más partido a su competitivo equipo. Aguilar, Colet y Aparicio son unos apasionados de los ''gadgets''. Antes del último mundial, disputado en 2007 en Melbourne (Australia), a sus jugadores se les podía ver subiendo o bajando del autocar con unos minúsculos reproductores multimedia.

Los compraron en Londres. Unas pequeñas pantallas de TFT con un potente disco duro en el que se grababan clips de vídeo. Jugadas en superioridad, defensa del hombre boya, marcaje al tirador al ángulo abierto y al cerrado; nada quedaba sin estudiar. Los técnicos se sintieron satisfechos con los resultados obtenidos, pero anhelaban buscar la perfección en el campo del análisis de jugadas, en tener la posibilidad de disponer las imágenes en tiempo real y ahora lo han conseguido.

El sistema está pendiente de aprobación por parte de la Federación Internacional (FINA), que ni tan siquiera conoce de primera mano el proyecto. Es imposible que lo pueden utilizar en los Juegos de Pekín, pero esperan que en el próximo Mundial, en Roma, ya pueda estar operativo.

Inmovilismo

El inmovilismo de la FINA impide, incluso, la utilización de ''walkie talkie'' por parte de un técnico que es expulsado del banquillo, por eso no son nada optimistas. "No está permitido porque no está reglamentado. Lo vamos a plantear, pero no sé si nos interesa hacerlo y por eso estamos dando tímidos pasos. Creo que en el futuro es una herramienta muy potente para el waterpolo", ha asegurado Lluís Bestit, vicepresidente de la Federación Española de Natación (RFEN).

Bestit sabe que España es pionera en este sistema de análisis y en cuanto ponga el caso en manos de la FINA, alertará a las grandes potencias que podrán utilizar el mismo sistema. Xavier Guilà, director comercial de Mundo Entrenador, ha sido uno de los encargados de plasmar en realidad el proyecto planteado por los técnicos del equipo español.

"Se trata de disponer de imágenes en tiempo real y poder interactuar con los jugadores al momento", ha explicado Guilà, quien considera que en el alto rendimiento la diferencia entre conseguir el oro o el bronce puede estar en los pequeños detalles.

Esos "pequeños detalles", como él asegura, son una cámara robótica, una ''robotic air'' que cuesta entre 8.000 y 35.000 euros; un sistema de manipulación de imágenes, denominado ''bench vision'', que sale por 7.000 euros más; y una serie de pantallas de plasma (unos 6.000 euros, más o menos).

"Con este sistema, el ''feedback'' es inmediato. Ganamos tiempo, mejora el trabajo de equipo y los detalles. Ya no hablamos en abstracto, se ha acabado el trabajo de pizarra y existe mayor complicidad ente los jugadores, que ven sus aciertos y errores", ha glosado Aguilar.

El seleccionador lamenta que no puede sacar provecho inmediatamente de estos avances tecnológicos en los partidos, pero no desespera. Sabe que cuando la FINA lo apruebe, porque está convencido de que lo hará el año que viene o el otro, ya irán muy por delante del resto. "Nuestro camino no empezará de cero", insiste Aguilar.