Con la regla sí se juega

Polideportivo | Deporte femenino

Con la regla sí se juega

Con la regla sí se juega

pablo vázquez

Convive cada mes con nuestras deportistas. Y es, precisamente a ellas, a las que menos les importa hablar de ella, de la regla. Vivi, Marta, Anabel y María Antonia juegan desde hoy la semifinal de la CopaFederación y puede que le toque a alguna. No importa porque ellas tienen claro que con la regla sí se juega.

Sábado, 10 de junio de 1989. Final de Roland Garros. Una jovencísima Arantxa Sánchez Vicario (17 años) está a punto de hacer historia. Enfrente tiene a una alemana de hierro, Steffi Graf. La sorpresa salta cuando Arantxa empieza a darle la vuelta a un 5-3 en el tercer set definitivo. La alemana pide permiso a los jueces para ausentarse por unos minutos de la pista. A su vuelta, Arantxa remata la faena. Ya en la rueda de prensa, los periodistas le preguntan a Graf: "¿Qué le pasó?" Y ella responde: "¿De verdad lo quieren saber? Estaba con el periodo". Aseguran los más maliciosos que Graf se marchó al vestuario en un intento desesperado por romper el ritmo de Arantxa.

Lo acontecido en Roland Garros, hace ya 15 años, pasa todos los días en todas las competiciones femeninas de todo el mundo, aunque muy pocas veces trasciende. A partir de hoy, ocho mujeres, cuatro españolas -María Antonia Sánchez Lorenzo, Anabel Medina, Vivi Ruano y Marta Marrero- y cuatro francesas, disputan una de las semifinales de la Copa Federación y existe un alto número de posibilidades de que a alguna le toque jugar... con la regla.

El ciclo de la mujer dura entre 24 y 28 días y la regla dura unos cuatro. Así, hay un 16% de posibilidades de que la competición caiga en uno de esos días y si, aparte, la deportista sufre molestias en los dos o tres días previos, los días susceptibles de rendir peor aumentan hasta el 29%. Es un porcentaje demasiado alto como para arriesgarse en una competición como los Juegos Olímpicos, donde una deportista se juega el trabajo de cuatro años... ¡En un solo día!

Cambiar el ciclo.

Pero, ¿qué hacen nuestras deportistas ante algo tan natural como inevitable? Pueden hacer dos cosas: jugar con la regla intentando que les afecte lo menos posible o, por el contrario, jugar con ella, adelantándola o retrasándola con tratamientos a base de pastillas (píldoras anticonceptivas), supervisados por ginecólogos, o tratamientos osteopáticos a base de masajes que estimulan la función del ovario, todos con un objetivo común: que la regla no coincida con el día de la competición.

Jugando con la regla, en el sentido doble de la frase, es como María Vasco ganó la primera medalla olímpica femenina -bronce en los 20 kilómetros marcha en Sydney 2000- para el atletismo español. "Yo tengo un periodo muy doloroso, me tengo que meter incluso en la cama", asegura Vasco. Por este motivo, María Vasco decidió tomar medidas en los Juegos de Sydney y también en los de Atenas.

"En Sydney decidí seguir un tratamiento osteopático en el CAR de Sant Cugat. Y funcionó. Eran unos masajes que dolían un montón, pero mereció la pena. Este año, para Atenas, como estuve concentrada en Francia y los masajes hay que recibirlos durante los días previos, decidí probar con las pastillas. Y me fue fatal. La regla me coincidía con el día de la competición y lo que hice fue retrasarla. En julio, que tuve mi última regla antes de los Juegos, estaba ya cambiando el metabolismo y estuve diez días tan mal que no podía ni entrenarme. Ésa soy yo, que tengo problemas con la menstruación. Sin embargo, otras dicen que les va de maravilla tener la regla cuando compiten. ¡Pues qué afortunadas son!".

Con el periodo, mejor.

Una de esas afortunadas es la triatleta Pilar Hidalgo que asegura competir muy bien el segundo y tercer día de la regla. "Mi caso es curioso porque en los días previos noto que nado mejor. Mi médico me dice que es porque al retener líquidos floto mejor. Sin embargo, esos días corro peor. Pero, cuando estoy con la regla, corro mejor. Es como si me quitara diez kilos de encima. En la Copa del Mundo celebrada en Madrid en 2003 quedé tercera y justo al pasar la línea de meta me bajó", confiesa Hidalgo. La pívot de la Selección de baloncesto, Betty Cebrián, también comparte esas buenas sensaciones: "He notado que con la regla estoy mejor, sobre todo el segundo y tercer día, me canso menos y me siento con más fuerza. Debería investigar por qué pasa esto", reta Cebrián.

La respuesta se la da el doctor Agustín Echevarría, ginecólogo del sanatorio Nuestra Señora del Rosario: "Antes de la regla, el ovario deja de trabajar y así se producen los síntomas premenstruales. Sin embargo, cuando se produce la regla, el ovario vuelve a funcionar y empieza a segregar otra vez hormonas, estrógenos, que favorecen la circulación. Así la sangre fluye mejor y las deportistas notan una clara mejoría".

Precisamente estos síntomas premenstruales traen de cabeza a la mayoría de las deportistas. Para Vicky Pons, fisióloga de CAR de Sant Cugat, lo peor de la regla es el síndrome de tensión premenstrual y todo lo que ello conlleva: cambios de humor, aumento entre un kilo y kilo y medio de peso... Las deportistas se quejan de que esos días tienen las piernas de goma, más hinchadas... Y lo peor es que no hay un tratamiento efectivo. "La vitamina B6, el aceite de onagra, comer con menos grasa... son algunos de los remedios que aconsejamos. Pero, desgraciadamente, no existe un tratamiento milagroso", explica Pons.

Sin menstruación.

Pero algunas no tienen ni problemas premenstruales ni de menstruación, porque directamente les desaparece en la competición. Así lo corrobora Elena Gómez, campeona del Mundo de suelo en 2002. "Nunca me ha coincidido en una competición. En 2004 habré tenido cuatro o cinco reglas y la última previa a los Juegos de Atenas la tuve dos o tres meses antes". Maratonianas, ciclistas, nadadoras... también experimentan esta ausencia. La pérdida de peso y un alto volumen de entrenamiento son los responsables de una bajada de hormonas que hace que desaparezca la regla.

Cada mujer es un mundo. Lo dicen los expertos. Pero si tienen algo en común nuestras deportistas es su capacidad de lucha. Lo vienen demostrando en los últimos años con sus resultados. No dejan que nada les pare. Ni mucho menos una regla.

La Saldeva podría dar positivo

Uno de los medicamentos más conocidos para los dolores de regla, Saldeva, podría dar positivo por llevar cafeína (50 mg). Pero daría positivo en España, ya que mientras que la Agencia Mundial Antidopaje la quitó a en enero de 2004 de su lista, en la del Consejo Superior de Deportes aún está. Aunque es muy poca la cafeína (tiene la misma que un café expreso) la posibilidad existe, ya que cada organismo metaboliza de forma diferente la cafeína. Ante el riesgo, los médicos de las federaciones prefieren recetar otras cosas".