Competición
  • Europa League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina
Europa League
FC Astana FC Astana AST

-

BATE BATE BAT

-

Ararat-Armenia Ararat-Armenia AAR

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

Malmö Malmö MAL

-

Bnei Yehuda Bnei Yehuda BNY

-

Suduva Suduva SUD

-

Ferencvaros Ferencvaros FER

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Hapoel Beer Sheva Hapoel Beer Sheva HAP

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

Maribor Maribor MRB

-

Copenhague Copenhague CPN

-

Riga Riga RIG

-

AEK Atenas AEK Atenas AEK

-

Trabzonspor Trabzonspor TBZ

-

Legia Legia LGV

-

Rangers Rangers RAN

-

Gent Gent GNT

-

Rijeka Rijeka RIJ

-

Estrasburgo Estrasburgo EST

-

Eintracht Fr. Eintracht Fr. EFR

-

PSV PSV PSV

-

Apollon Apollon PLL

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Royal Antwerp Royal Antwerp RAN

-

Steaua Steaua STE

-

Guimaraes Guimaraes VGU

-

Braga Braga BRG

-

Spartak Spartak SPA

-

Celtic Celtic CLT

-

AIK Solna AIK Solna AIK

-

Linfield FC Linfield FC LFC

-

FK Qarabag FK Qarabag QAR

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

PAOK PAOK PAO

-

Torino Torino TOR

-

Wolves Wolves WVH

-

Partizán Partizán PTZ

-

Molde Molde MLD

-

Espanyol Espanyol ESP

-

Zorya Zorya ZOR

-

Copa Argentina
FINALIZADO
San Martín de Tucumán San Martín de Tucumán SMT

0 0

Argentinos Juniors Argentinos Juniors AJ

0 0

Darío Silva, depredador del fútbol

Primera | Málaga

Darío Silva, depredador del fútbol

Darío Silva, depredador del fútbol

El delantero estuvo a punto de dejar el fútbol cuando estaba en el Yerbalense. Ganaba poco dinero y trabajó cuatro meses con los animales en la casa de sus abuelos.

Otro gran partido de Darío Silva, ese depredador del área, del fútbol, para cerrar una temporada inolvidable en La Rosaleda y de paso destrozar el sueño europeo de un querido enemigo como el Sevilla. Un personaje del que descubriremos su importancia el día que deje nuestro fútbol. Olimareño orgulloso, han pasado 30 años desde que nació en la región uruguaya de Treinta y Tres, a sólo unos pasos del río Olimar. Hijo de Doris y Miguel, antes de admirar a su ídolo Francescoli y de consagrarse estuvo a punto de dejar el fútbol. Se había iniciado en el Deportivo Español desde los cinco años hasta los doce y fue campeón y goleador en todas las categorías. De allí al modesto Relámpago y después al Yerbalense, justo en la etapa en la que casi lo deja todo. El fútbol le daba poco dinero, y estuvo cuatro meses encargándose del campo y los animales en casa de sus abuelos. Lo tenía decidido, pero Ricardo Gauet y Pepe Gadea le convencieron para ir a la Sub-20 uruguaya y retomar el mejor camino. Quizá también influyó su amigo del alma Luis Almada, al que invitó a Italia tras su llegada al Cagliari. Su nivel goleador en el Yerbalense le llevó a Defensor y un año después al histórico Peñarol. Allí se hizo futbolista del todo, con Gregorio Pérez como técnico. Ascendió más aún, se proclamó máximo goleador de Uruguay en 1994 y olvidó su decepción con la selección juvenil en el Mundial de Portugal. Aquellos 18 goles en 24 partidos con los carboneros de Peñarol le abrieron las puertas del Cagliari italiano. Le esperaba Trapattoni y la necesidad de cubrir el vacío dejado por Dely Valdés, recién vendido al PSG y con el que compartiría luego alegrías en el Málaga. Cuatro años en Cerdeña, uno en el Espanyol, cuatro en el Málaga y la consagración en la selección uruguaya ha sido la penúltima etapa en la carrera de un delantero de primer nivel. Su golazo al Sevilla le define. Un remate seco a la media vuelta, imparable.