Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Hoy en As

El sueño de Hnida acabó en pesadilla

Fútbol americano | Universidad de Nuevo México

El sueño de Hnida acabó en pesadilla

El sueño de Hnida acabó en pesadilla

Fiasco de la primera mujer debutante en la División I-A universitaria.

Katie Hnida, la primera mujer debutante con un equipo de fútbol americano universitario de la División I de la NCAA, ya puede poner nombre, cara y ojos a sus fantasmas sexistas: Brandon Chillar (1.91, 104 kilos), uno de los cuatro gorilescos linebackers que la defensa de UCLA envió a taponar el pateo o kick que intentó la place kicker o pateadora reserva de la Universidad de Nuevo México.

Hnida salió al campo de la Universidad de Nevada, en Las Vegas, en la segunda parte de la Copa universitaria Las Vegas Bowl, para intentar convertir el punto extra tras el primer touchdown de los Lobos de Nuevo México ante el potentísimo equipo californiano de UCLA, la célebre Universidad de California, en Los Angeles. Rocky Long, el entrenador que ha mantenido a Hnida a toda costa en la plantilla de los Lobos, le había advertido que estuviera lista: "En cuanto haya un touchdown, saldrás a patear".

En el segundo tiempo llegó el touchdown, y la rubita Hnida (1.75, 67 kilos, un poco pava entre gorilas), con su coleta y sus cositas de American Girl, típica chica americana, salió del banquillo en busca del punto extra: la primera mujer que intervenía en la historia en un partido de la División I-A de la NCAA. Las Vegas Bowl no es la élite suprema, donde chocan los colosos pero sí muy cerquita...

Katie Hnida pateó. Y entonces, desde ninguna parte, surgió en mitad del aire la zarpa de Brandon Chillar: "Me quedé alelada, porque había pateado muy bien, justo en el centro, y de repente esa mano estaba allí arriba, más alta que el pigskin (balón)", relató Hnida aturdida.

"Si no hubiera sido Chillar, cualquiera de los otros linebackers habría taponado el kick. Porque Chillar y los otros son más altos, más rápidos y más fuertes (...): ésa es la razón por la que el fútbol americano es para hombres", escribió Diane Pucin, una mujer, en Los Angeles Times.

UCLA ganó por 27-13 y sus jugadores se compadecieron de Hnida: ésa es la vida.

Se ducha sola y "entre insultos"

Katie Hnida considera un "héroe, por su coraje e integridad" a Rocky Long, el entrenador de los Lobos de Nuevo México. Long ha sido el hombre que admitió a Hnida en uno de los buenos programas de la División I-A de la NCAA y que ha hecho debutar a la pateadora de Colorado, cuyo destino en el vestuario es más bien ingrato: según Los Angeles Times, Hnida debe ducharse a solas y escuchando "insultos disparatados". La chica no se arredra: "Todos los que me están acribillando, que se metan un pie en la garganta... y que se lo saquen el año próximo, porque volveré al equipo, me ganaré el puesto y seré titular". Hnida no había hecho declaraciones en toda la temporada hasta después de su debut.