Competición
  • Clasificación Eurocopa

"Todos deben remar en la misma dirección"

Entrevista Vega-Arango

"Todos deben remar en la misma dirección"

"Todos deben remar en la misma dirección"

joaquín bilbao

"Respeto al Oviedo, pero no veo la fusión entra ambos bajo ningún precio"

¿Cómo afronta la situación?

—Con precaución y responsabilidad. Sé que no es un momento agradable, pero hay que afrontarlo. En el mundo del fútbol tengo algo de experiencia.

¿Vivió antes alguna época similar?

—No, porque ahora se juntan los problemas económicos con los deportivos en unas líneas convergentes que hay que reconducir. Hay que salir cuanto antes de los últimos puestos y buscar soluciones económicas a medio plazo. Sabemos que las trayectorias deportivas son fundamentales para las económicas. En el fútbol mandan los resultados y eso no hay quien lo pare.

¿Qué soluciones económicas pueden existir?

—Una es vender jugadores, aunque no quiero decir que vaya a llevarse a cabo. Tenemos pendiente la deuda de televisión, también podría pensarse en una ampliación de capital y en otro tipo de ayudas. Lo que está claro es que debemos remar todos en la misma dirección.

¿Las relaciones con el Principado y el Ayuntamiento?

—Deben ser buenas, porque son dos instituciones importantes para el club. Agradecemos lo que han hecho por nosotros. Vamos a retomar las negociaciones en otra línea.

¿Qué opina de la marcha de Juan Arango?

—No es agradable y siento su decisión. La situación me parece dolorosa. Es mejor que no hubiera pasado nada.

¿Cuál es la prioridad?

—Reducir gastos y preparar un presupuesto equilibrado. Volver a la política de cantera que se abandonó con la llegada de jugadores foráneos, lo que no fue rentable. Ahí nos vino el principal desfase.

En el Oviedo, Lafuente dijo que estudiaría la fusión por 78.131.573 millones de €.

—Para mí no hay precio. La rivalidad es buena para Asturias. Respeto al Oviedo, un club histórico, pero no veo la fusión. En esta vida se puede cambiar de casa, de coche y hasta de mujer o marido, pero nunca de sentimientos.