Competición
  • Champions League
Champions League
APOEL APOEL APO

-

Ajax Ajax AA

-

LASK LASK ASK

-

Brujas Brujas BRU

-

Cluj Cluj CFR

-

Slavia P. Slavia P. SLP

-

Ambulancia blanca para la Cruz Roja

Primera | Real Madrid

Ambulancia blanca para la Cruz Roja

Ambulancia blanca para la Cruz Roja

Pitina y Emilio Butragueño entregaron las llaves a la Reina Sofía.

El Real Madrid donó ayer una ambulancia a la Cruz Roja. Lo hizo en la mesa presidida por la Reina Sofía situada en el Congreso de los Diputados. Pitina, esposa de Florentino Pérez, y Emilio Butragueño representaron al Madrid en la entrega de tan generoso donativo.

Mañana lluviosa en el día de la banderita. En la esquina del Bernabéu, el Madrid colaboró con una mesa presidida por Pitina y acompañada por varias esposas de directivos del club. Di Stéfano hizo su donativo en representación de los veteranos del Real Madrid. Incluso un invidente donó un cupón que si resulta premiado sería un buen pellizco para la Cruz Roja. El frío y la lluvia fueron los principales protagonistas de una mañana muy solidaria.

A las doce y media, Pitina y Butragueño tomaron rumbo hacia el Congreso de los Diputados. Sabían que iban a donar una ambulancia, pero lo que no sabían era donde estaba el vehículo. Hicieron tiempo para que José María Álvarez del Manzano, alcalde de Madrid, llegara unos minutos antes que la representación madridista. Fue Pitina quien se acercó a la Reina y le entregó las llaves de la ambulancia y un CD con el himno del Centenario, quizá en vez de la sirena deberían poner la canción del Madrid para distinguir esta ambulancia del resto de la flota. Fue ahí donde la Reina reveló el misterio: "Un buen donativo, es esa ambulancia, ¿no?, ¿es la que está ahí aparcada?". Pitina y Butragueño respiraron tranquilos. Estaba, era de verdad y ¡apareció! en el momento preciso. Hubo foto de rigor y visita al modernísimo vehículo. No le faltaba ni un solo detalle. La visita duró unos segundos porque, de nuevo, comenzó a llover tan fuerte que hubo espantada general.

Pitina regresó al campamento base. Su mesa estuvo hasta las dos de la tarde, igual que todas. Pasaron frío, aunque las chicas de la Cruz Roja del Madrid estuvieron sentadas y no aguantaron estoicamente cuatro horas de pie como en la mesa del Congreso.