JUEGOS OLÍMPICOS | BALANCE

Las mismas medallas, menos oros y más diplomas

España se marcha de los Juegos Olímpicos de Tokio con tres campeones olímpicos y tras haber rozado el bronce hasta en ocho ocasiones.

Alberto Ginés, en la escalada de los Juegos Olímpicos de Tokio.
Kai Försterling EFE

Atletismo (Nota 2)

El bronce de Ana Peleteiro en triple es la única medalla, pero la sensación global es muy buena. De que ya no se viene sólo a clasificarse y disfrutar de la experiencia sino a pelear al menos por las finales. Hasta diez diplomas hubo, con talentos emergentes como el vallista Asier Martínez, Adrián Ben, Mo Katir… y el resurgir de la marcha, que dio al palo con tres cuartos puestos. Además del de Eusebio Cáceres en longitud.

Bádminton (nota 0)

Con la ausencia de Carolina Marín, que fue oro en Río 2016, la participación del bádminton en Tokio se reducía al veterano Pablo Abián y a Clara Aruzmendi. Ambos no pudieron pasar en la fase de grupos, por lo que quedaron eliminados a las primeras de cambio. Por ránking, era muy complicado poder disputar los octavos de final.

Baloncesto (nota 1)

España sólo cumplió el objetivo de pasar la primera fase, pero se estrelló en cuartos. El equipo masculino arruinó sus opciones al meterse por el lado oscuro del cuadro tras perder contra Eslovenia en la última jornada de la primera fase. Las chicas, después de crecer en la primera, no pudieron con Francia en cuartos. Los dos equipos venían a por medalla, por lo que no se puede decir que cumpliesen con las expectativas. Algo no debía funcionar bien, además, en el femenino, porque la eliminación, unido al fiasco del Eurobasket, le ha costado la destitución a Mondelo, que tenía contrato hasta 2024. La única foto que evita el suspenso es la del agradecimiento a Pau y Marc Gasol y a Laia Palau, que se van como leyendas del deporte español.

Balonmano (nota 2)

La foto final de los Hispanos en el Yoyogi, con el bronce colgado al cuello, lo compensa todo. El equipo de Jordi Ribera ha sido una de las selecciones más reconocibles de los Juegos. En el último baile como profesional de Entrerríos, el grupo hizo una demostración de corazón. Ganó todos los finales ajustados (Alemania, Noruega, Suecia, Egipto), porque jugó como un verdadero equipo. El asturiano cerró un ciclo memorable. Las Guerreras, sin embargo, no estuvieron a la altura y no fueron capaces de pasar la primera fase. Mucho que relfexionar con vistas al Mundial de 2021 que se celebrará en España en diciembre.

Boxeo (nota 2)

España llegó con cuatro púgiles al Kokougikan, el templo del sumo, y tres se quedaron a las puertas del bronce, en cuartos. Gazi Jalidov (semipesado) perdió claramente su combate. Pero en los de Enmanuel Reyes Pla (pesado) y Gabriel Escobar (mosca) las puntuaciones de los jueces fueron muy polémicas. Rafael Lozano acusó directamente a los jueces marroquíes de perjudicarlos.

Ciclismo ruta (nota 0).

Las esperanzas estaban depositadas en Alejandro Valverde (41 años), pero España pinchó y el murciano entró a más de diez minutos de Richard Carapaz. El mejor español fue Gorka Izagirre (23º). El positivo en COVID de un masajista la noche anterior tampoco contribuyó.

Ciclismo pista (nota 1).

Albert Torres y Sebastián Mora llegaban a la madison, que volvía al programa, con el crédito de dos medallas mundialistas. Pero nunca estuvieron en la pomada y acabaron sextos. En el ómnium, el mallorquín fue décimo. Fueron los únicos representantes. La pista languidece.

Ciclismo MTB (nota 3)

David Valero apareció desde atrás para colarse en la fiesta de Tom Pidcock con un bronce. Un resultado inesperado. Carlos Coloma, medallista en Río y su patrón en el BH Templo Cafés, fue fundamental en la mentalización. Rocío del Alba (26ª) compitió con una fractura en una mano por una caída en el reconocimiento previo.

Escalada (nota 3)

A España no le pudo ir mejor en el estreno de la escalada en unos Juegos. Alberto Ginés, de 18 años, llegaba con expectativas de meterse en la final, entre los ocho mejores. Y lo logró con el sexto mejor registro. Pero nadie podía imaginar que se iba a convertir en el primer campeón olímpico. El extremeño fue uno de los tres oros de la delegación española.

Esgrima (nota 0)

Carlos Llavador era el único representante español en la modalidad de florete. Pero quedó eliminado en su primer duelo, de deciseisavos de final, donde no tuvo opciones ante el checo Alexander Choupenitch. En Pekín 2008 José Luis Abajo Pirri logro una medalla para la esgrima española, pero en Londres y Río no hubo representación. En Tokio, al menos, sí.

Fútbol (nota 2)

Una plata siempre es una plata, pero a la Selección se le quedó un sabor agridulce después de perder la final contra Brasil. Futbolísticamente, no ha sido el mejor torneo de España, con jugadores exhaustos como Pedri. Pero aún así, tuvo arrestos para competir, salvarse del fracaso con el gol de Rafa Mir a Costa de Marfil, ganar dos prórrogas (la de los africanos y la semifinal ante Japón) y estrellar dos balones en los postes que pudieron significar un título. La plata final, no obstante, mereció la pena.

Gimnasia artística (nota 3)

La medalla de plata de Ray Zapata en el ejercicio de suelo fue la buena noticia para una España que había metido a los dos equipos en Tokio, que no funcionaron bien. Roxana Popa (24 años) entró en la final individual tras un calvario de lesiones y fue 22ª.

Golf (nota 0)

La baja por COVID de Jon Rahm lo trastocó todo. Compitieron en hombres Arnaus, que terminó el 38º y Campillo, 59º, que viajó a última hora con el torneo a punto de empezar. En mujeres, Carlota Ciganda (29ª) y Azahara Muñoz (50ª) tampoco brillaron. (cero picas)

Halterofilia (nota 1)

Lydia Valentín, triple medallista olímpica, vivió una clasificación complicada, subió de peso a los 87 kilos y compitió lesionada de la cadera por forzar demasiado la máquina. No acabó el concurso, pero confirmó que estará en París 2024, donde tendrá 39 años. Andrés Mata (81 kg) y Marcos Ruiz (+109) lograron dos meritorios diplomas (octavos).

Hípica (nota 1)

España alcanzó la final de doma en equipos, donde finalizó en séptima posición. El equipo estuvo compuesto por José Antonio García Mena, Severo Jurado y Beatriz Ferrer-Salat. También la amazona logró entrar en la ronda decisiva de la doma individual pero finalmente no logró mejorar su posición y acabó decimoséptima. En saltos, Eduardo Álvarez Aznar finalizó en trigésimoprimera posición.

Hockey (nota 2)

La Selección masculina cerró un ciclo con la retirada de hasta cinco jugadores emblemáticos y la marcha del seleccionador Fred Soyez. Lo hizo con una remontada en la fase de grupos y la eliminación en cuartos ante la campeona, Bélgica (3-1). La fémenina, con problemas en la fase de grupos, se rehizo y perdió en los shoots ante Inglaterra (2-2).

Judo (nota 0)

Una de las grandes decepciones. Unos meses antes, en el Mundial, se habían logrado cuatro medallas y en el Budokan no hubo opción de ninguna con seis participantes. Niko Shera, doble campeón del mundo, dio con su bestia negra Igolnikov en cuartos y después perdió en la repesca. Se fue muy dolido. "Voy a necesitar tiempo para asimilarlo", dijo.

Kárate (nota 3)

Eran opciones claras de medalla en katas y las confirmaron. Un pleno en un deporte que desaparece en París 2024. Sandra Sánchez, con una actuación estelar, dio la gran campanada con un oro en Japón frente a la local Shimizu y Damián Quintero fue plata en la final contra otro japonés, Kiyuna.

Natación (nota 1)

Mireia Belmonte, en sus últimos Juegos a nivel competitivo, logró de nuevo el mejor resultado. Un cuarto puesto a 23 centésimas del bronce. Un puesto meritorio como la final de Nico García en los 200 espalda. Fue octavo. Hugo González maravilló con su sexto puesto en los 100 espalda pero no pudo meterse en la final de los 200 estilos. Se logró un récord de España.

Natación artística (nota 1)

La seleccionadora Mayuko Fujiki apostó por un dúo que no llegaba a 20 años que logró meterse en la final y acabó décimo. España perdió cinco puestos con respecto a Río, aunque teóricamente ganó futuro. En equipo, ausentes en Río, lograron clasificarse en séptimo lugar en el último gran torneo de Ona Carbonell.

Pentatlón (nota 0)

España tuvo representación. Aleix Heredia quedó en la vigesimotercera posición. Fue 33º en natación, vigésimoprimero en esgrima y decimoquinto en hípica. Fueron los primeros Juegos para este catalán de 29 años.

Piragüismo (nota 3).

Aunque había más opciones factibles, se van con dos medallas. La del K4 500 de plata que encumbra a Saúl Craviotto como el mejor deportista de la historia olímpica (dos oros, dos platas y un bronce) y también la plata de Teresa Portela con 39 años y después de seis Juegos resistiéndose. Además lograron cinco diplomas.

Piragüismo eslalon (nota 3)

La hipercompetitiva Maialen Chourraut completó la colección. Tras el oro de Río y el bronce de Londres, llegó la plata. Tras un ciclo malo por problemas físicos y de cambios de piraguas, sacó lo mejor en el canal de Kasai. Ander Elosegui y Nuria Vilarrubla, diplomas (octavos).

Remo (nota 2)

Uno de los deportes en los que se nota una clara progresión y que puede asaltar las medallas en París 2024 por sus tres diplomas. El joven doble scull ligero de Manel Balastegui y Caetano Orta fue séptimo. Los dos sin de Virginia Díaz y Anina Cid y el de Javier García y Jaime Canalejo terminaron sextos.

Saltos trampolín (nota 0)

Alberto Arévalo y Nico García Boissier lograron el billete para los Juegos en trampolín de tres metros, pero su vista está más puesta en París 2024. Ninguno logró acceder a semifinales.

Skateboarding (nota 1)

Una disciplina nueva, el mérito de España fue clasificar a cuatro deportistas. Andrea Benítez fue la 15ª en Street y la joven Julia Benedetti, 16ª en park. Lo mejor, Danny León (9º) y Jaime Mateu (10º) en park. A las puertas de la final.

Taekwondo (nota 2)

Por un lado, la explosión de la más joven. Adriana Cerezo, con sólo 17 años, tiró de descaro y de calidad para lograr la plata en -49 kilos el primer día de competición. Pero fallaron Javier Pérez Polo y Raúl García en primera ronda. Adrián Vicente, que entró por Jesús Tortosa aunque tenía peor ranking, cayó en cuartos de final.

Tenis (nota 3)

Aun sin Nadal, fue fiel a la cita con las medallas. Se encargó de ello Pablo Carreño con un bronce en un torneo espectacular en el que ganó a Medvedev (2º) y Djokovic (1º). Garbiñe Muguruza y Paula Badosa (retirada por un golpe de calor) se llevan diploma (5ª). El compromiso del grupo fue destacable.

Tenis mesa (nota 1)

Hasta tres palistas tuvo España en Tokio, pero sin opciones. Galia Dvorak perdió en el primer encuentro y quedó eliminada, como Álvaro Robles, aunque este aguantó hasta la segunda ronda. Maria Xiao fue quien consiguió ganar dos partidos y perder en la tercera ronda de la competición.

Tiro con arco (nota 0)

La pareja de arqueros no logró pasar la primera ronda al tener unos cruces complicados. Era su primera experiencia olímpica. Inés de Velasco acabó en la posición 48 mientras que en equipo mixto logró la 21º. Tampoco estuvo demasiado acertado Dani Castro, el gallego terminó en la posición número 44.

Tiro olímpico (nota 3)

Alberto Fernández y Fátima Gálvez son mejores juntos. Ganaron el oro en foso por parejas mixto, una modalidad que debutaba en los Juegos. Brillantes, en la prueba individual, Fernández sin embargo fue noveno y Gálvez, 14ª. El título de campeones olímpicos lo justifica todo.

Triatlón (nota 0)

Un chasco. Ni siquiera se consiguió un medalla. Mario Mola (10º), Fernando Alarza (12º) y Javier Gómez Noya (25º) no tuvieron su día en Odaiba a pesar de prepararlo con mimo. El gallego, cinco veces campeón mundial, vivió su último triatlón olímpico con 28 años y decepción. El relevo mixto fue décimo.

Vela (nota 3)

La vela siempre es un vivero de medallas para la delegación española. En Tokio ha dado dos. Los bronces de Joan Cardona en clase Finn y de Jordi Xammar y Nico Rodríguez en 470. España ha rozado la medalla en varias modalidades, como Ángel Granda que fue quinto en RX-S o los dos 49er que acabaron en cuarta posición tanto en categoría masculina como femenina.

Voley playa (nota 1)

Para Lili Fernández y Elsa Baquerizo, que cayeron en octavos de final, Tokio fueron unos Juegos de altibajos con sabor a despedida ya que Elsa quiere ser madre. Su derrota no tuvo discusión ante la pareja canadiense. Para Pablo Herrera y Adrián Gavira el sabor fue más amargo porque tuvieron contra las cuerdas a los rusos pero dejaron escapar la victoria en la misma ronda.

Waterpolo (nota 3)

El waterpolo fue el deporte de equipo con mejores resultados en Tokio. La Selección femenina repitió la plata de Londres 2012 y solo Estados Unidos, un equipo de época, le privó del oro. La Selección masculina se fue sin medalla (4ª) pero con la sensación de que el waterpolo puede volver a subirse a un podio olímpico en París 2024.