JUEGOS OLÍMPICOS | FÚTBOL FEMENINO

Canadá se viste de oro en la tanda de penaltis ante Suecia

Blackstenius adelantó a Suecia en la primera mitad y Fleming, de penalti, empató para Canadá. Las suecas tuvieron las mejores para ganar, pero el partido acabó en penaltis.

0
Canadá se. colgó el oro.
FRANCK ROBICHON EFE

Canadá se colgó el oro olímpico tras en una emocionante tanda de penaltis. Seger pudo darle la medalla de oro a Suecia, pero Labbé evitó el gol de la victoria y Grosso, en la muerte súbita, consiguió el penalti definitivo a pesar de que Lindahl lo tocó. Antes, se vivió un partido muy igualado con alternativas en las dos porterías y mucho fútbol ofensivo. Blackstenius adelantó a las europeas tras una asistencia de la madridista Asllani, pero en la segunda mitad las americanas salieron con todo y Fleming, de penalti que tuvo que ser revisado por el VAR, puso las tablas. Suecia, en la prórroga, tuvo varias ocasiones clarísimas para subirse a lo más alto del podio, pero finalmente se resolvió en los penaltis.

Con sus onces de galas, Canadá y Suecia salieron a intentar imponer su juego. Los primeros minutos fueron para las suecas que con Rolfo, Jakobsson, Asllani y sobre todo Blackstenius creaban mucho peligro. Mandaban y dominaban, mientras que Canadá buscaba la velocidad de Prince para inquietar a las europeas. Con ocasiones en las dos bandas, pasada la media hora el gol llegó en un error. Sacó mal el esférico una Canadá que había mejorado y ganado el dominio del balón, siempre buscando sacarlo desde atrás con mucho criterio. Ahí apareció Asllani para robar, adentrarse en el área y centrar a Blackstenius que remató de primera con la mala suerte para las americanas que tocó en una defensora y despistó a Labbé. El gol cayó como un jarro de agua fría a Canadá que perdió el dominio y Suecia pudo sentenciar.

Tras la reanudación, Priestman movió el banquillo y funcionó. Aire fresco y más energía para anular a Asllani, la que había comandado las ofensivas suecas, no dejar correr a Jakobsson y dejar seca a una Blackstenius a la que no llegaban balones. Tenían más ocasiones las canadienses que querían el empate y llegó. En un balón que Sinclair controló en el área y fue derribada. Pidió penalti y el VAR avisó a la colegiada para que lo revisase en la pantalla. No había dudas y señaló el fatídico punto de penalti. Fleming, como ya hizo contra Estados Unidos, no falló y puso el empate. Metió aire fresco Gerhandsson, yel partido se volvió a igualar. Pero ni unas ni otras lograron perforar la portería y el partido se fue a la prórroga. En el tiempo extra fue Suecia la que pudo llevarse el partido en el tramo final con varias jugadas muy peligrosas. De hecho, Buchana salvó a las suyas sacando un balón de bajo palos antes del pitido final. Habría penaltis.

En la tanda, Suecia tiró antes y Asllani mandó su tiro al larguero. Fleming no falló, tampoco Bjorn. Sin embargo, Lindahl acertó el tiro de Lawrence y Schough puso por delante a las suecas. Giles, Anvergard y Leon fallaron, Seger tenía en sus botas el oro para Suecia. Sin embargo, la veterana jugadora mandó su tiro fuera y Rose empató la tanda. En la muerte súbita, Labbé paró el tiro de Anderrsson y Grosso, a pesar de que Lindahl tocó el balón, bañó de oro a Canadá. Una histórica medalla para las canadienses en su primera final de un gran torneo.