JUEGOS OLÍMPICOS | ATLETISMO

Llega el atletismo del futuro

Comienza el atletismo olímpico esta madrugada. Son los primeros Juegos sin Bolt desde 2004, las zapatillas revolucionan el deporte y hay nuevas estrellas: Duplantis, Bromell, Warholm...

Tokio
0
Llega el atletismo del futuro
ANTONIN THUILLIER AFP

El Estadio Nacional de Japón abre la puerta esta madrugada. Llega el atletismo, la disciplina grande de los Juegos. Hay tiempos de cambio, a nivel de personajes, de tecnología e incluso de filosofía. Es la primera cita olímpica sin Usain Bolt, la luz y el eclipse del resto del atletismo mundial que firmó victoria en 100 y 200 en Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016.

Ahora se busca sucesor (¿Bromell en 100?, ¿Lyles en 200?) e incluso en disciplinas distintas a las del Relámpago. Duplantis, en pértiga; Warholm y McLaughlin, en 400 vallas… España llega con Orlando Ortega, la sensación Katir, Peleteiro y la marcha. Sin público en un estadio de 68.000 espectadores, el atletismo se enfrenta a la vida sin Bolt, pero con nuevos calzados y hasta cuatro récords del mundo batidos en este 2021. ¿Arderán las marcas en el anillo de Tokio?

Sin Bolt, se busca heredero

Ningún atleta que no sea Usain Bolt ha ganado las finales olímpicas de 100 y 200 en los tres últimos Juegos. Eso abre el trono a los nuevos reyes de la velocidad. Será difícil que haya doblete. En 100, el superespecialista es Trayvon Bromell, un estadounidense resurgido del infierno que corre en 9.77 el hectómetro. Es el designado por Bolt a sucederle, pero la carrera promete ser muy abierta.

Más claro candidato al oro en 200 parece Noah Lyles, el velocista más famoso de EE UU, que sin embargo no fue capaz de clasificarse en los 100 metros tras unos duros Trials. Lyles corre en 19.50 los 200, el récord de Usain es 19.19. El que ha batido las plusmarcas de doble hectómetro de cuando Bolt era joven es Erriyon Knighton, un niño estadounidense de 18 años que se metió en los Juegos por sorpresa. Habrá que tener un ojo puesto en él. Si hay que hacer una apuesta más sobria a medalla, el nombre es André de Grasse, un canadiense de 100 y 200 con tremenda capacidad competitiva.

Noah Lyles y Kenny Bednarek.

Plusmarcas a raudales

-El año 2021 llega calentito. Cuatro récords mundiales en la pista, algo que lleva sin verse mucho tiempo. Dos en 400 vallas, uno masculino del noruego atómico Karsten Warholm (46.70, databa de 1992) y el femenino de Sydney McLaughlin (51.93, lo hizo Muhammad en Doha 2019). Además, el fabuloso Ryan Crouser (23,37) hizo el tope de peso y Letesenbet Gidey (29:01.03) firmó el de 10.000 que había hecho unos días antes Sifan Hassan.

Karsten Warholm

Zapatillas, ¿ventaja o mito?

Primero llegaron a las carreras de asfalto, después al mediofondo y ahora a la velocidad. La nueva generación de zapatillas de placa de fibra de carbono tienen dividido a la comunidad atlética. Hay quien dice que aportan una mejora sustancial a las marcas, otros defienden que eso no esta probado. Sebastian Coe, presidente de la Federación Internacional, se queda a medio camino: “Hay que encontrar un equilibrio con el desarrollo de las marcas comerciales”. No todos piensan igual.

Los nuevod modelos de zapatillas de velocidad. Michael Norman.

Heredero Duplantis

Si alguien que no sea velocista puede coger el trono de Bolt es Duplantis. El pertiguista sueco saltó 6,17 y 6,18 y lleg a con la garrocha a donde no llega nadie, ni Bubka, ni Lavillenie. Con carisma y llamativo en su estilo, a sus 21 años tiene papeletas para brillar. El noruego Warholm es otro candidato a rey vikingo, igual que su paisano Jakob Ingebrigtsen en los 1.500. En mujeres Shelly-Ann Fraser-Pryce en 100, Yulimar Rojas, en triple o Mahichuk en altura… Nombres que deben sonar fuerte en Tokio.

Duplantis, Lysek y Kendricks (este último será baja por COVID-19).

El desafío de Hassan

Controvertida por su relación pasada con el polémico Alberto Salazar, Sifan Hassan persigue un Tokio un triplete que asusta. 1.500, 5.000 y 10.000. Ella viene del 1.500 y tiene una capacidad tremenda para acabar rápido y también para rodar en carreras de tren muy alto. A la neerlandesa sólo la podrán parar etíopes como Letesenbet Gidey y en 1.500 la británica Laura Muir. Un órdago el de Hassan. Habrá que ver.

Allyson Felix y la leyenda

A los 35 años, Allyson Felix está en otra categoría. Seis oros y tres platas olímpicas, récord absoluto de una mujer en atletismo igualada con Merlene Ottey. En Tokio puede desempatar. Correrá 400 metros lisos y 4x400, esta segunda una medalla que parece bastante clara por el potencial del equipo de EE UU. Allyson puede ser leyenda.

Allyson Felix.

Pocket Rocket sin Sha’Carri

Sin Bolt, la esperanza de Jamaica es Shelly-Ann Fraser-Pryce, conocida como Pocket Rocket. Su duelo con Sha’Carri Richardson habría sido brutal, pero la estadounidense dio positivo por cannabis y no puede correr. A Shelly-Ann le toca ahora batirse con Elaine Thompson, Ta Lou, Okagbare… Mujeres muy rápidas, pero la que más ha corrido es ella (10.62).

Maratón y marcha, a Sapporo

La maratón no terminará en el estadio olímpico de Tokio, porque no será en Tokio, sino en Sapporo, a más de 800 kilómetros de la capital. El motivo es el exceso de calor y humedad que ya sufren los tenistas y que para una carrera de fondo puede ser un martirio. También al norte del país se irá la marcha. En la maratón, la estrella indiscutible es Eliud Kipchoge, el hombre que ha cambiado la disciplina con su récord mundial y ese 1h59:40 no oficial.

La ausencia de Semenya

Caster Semenya es doble campeona olímpica de 800, pero no estará en Tokio. No es por lesión, sino porque hay una regla por la que las corredoras con más de 10 nanomoles de testosterona en sangre no pueden correr de 400 a 1.500. Si tienen más de esos parámetros deben medicarse, algo a lo que se negó Semenya, que trató de clasificarse en 5.000. Lo logró Niyonsaba, una burundesa con las mismas características. Las jóvenes namibias Masilingi y Mboma (la mujer más rápida del año en 400) tendrán que correr 200 sí o sí, porque no se les permite ir a los 400.

Christine Mboma sólo podrá correr 200.

La revolución Katir, Orlando, Peleteiro…

Si este 2021 ha tenido un nombre propio para el atletismo español es Mo Katir. El de Mula ha batido los récords de España de 1.500, 3.000 y 5.000. Una pasada de registros que han hecho caer a iconos de antaño como Cacho o Viciosa. Hizo todas las plusmarcas en el mismo mes y si le dura el estado de gracia en Tokio puede hacer algo grande. Corre sólo los 5.000 metros.

La otra gran opción española será Orlando Ortega, que ha tenido un 2021 complicado por una lesión en el pie. Finalmente ha vuelto a la acción, justo a tiempo. Marcó 13.15 este verano, pero muy cerca de Holloway, el gran favorito. Sin McLeod y con Shubenkov irregular, Ortega sólo depende de sí mismo para hacer un gran papel.

Ana Peleteiro, competidora nata, es la opción femenina más clara. En triple salto. La gallega tiene 14,73 como tope, una marca que debe superar para estar cerca de los puestos de medalla. Uno parece asegurado a Yulimar Rojas, su compañera de entrenamientos, que está más pendiente del récord mundial que las rivales. Peleteiro tiene una ventaja, sabe a lo que se enfrente.

Álvaro Martín, Diego García Carrera, María Pérez. Los tres han sido podio europeo en 20 kilómetros marcha y llegarán a Sapporo en plena madurez deportiva. No será fácil luchar la medalla, pero en la marcha siempre hay que creer…