Juegos Olímpicos

El gran pecado de la Roja Femenina

La Selección fue competitiva ante tres de las mejores escuadras en los Juegos Olímpicos, pero nuevamente mostró un déficit clave.

0
El gran pecado de la Roja Femenina

Chile se despidió en la fase de grupos de sus primeros Juegos Olímpicos en el Fútbol Femenino. En el papel, la Roja tenía un desafío muy difícil, frente a tres de las mejores selecciones del mundo.

La Roja perdió los tres partidos, es verdad, pero una vez más fue competitiva ante la elite. Perdió 2-0 ante Gran Bretaña en el debut, luego cayó 2-1 frente a Canadá y finalmente sufrió un estrecho, y polémico, 1-0 contra el local Japón.

El problema de la selección de José Letelier estuvo en el ataque, donde sólo marcó un gol y fue de penal, convertido por Karen Araya ante las canadienses.

En la suma de los tres partidos, la Roja tuvo apenas 12 disparos, pero apenas dos fueron entre los tres palos, ambos de Karen Araya: un intento ante las británicas atajado por la arquera Ellie Roebuck y el penal anotado ante Canadá. Muy poco. Recordemos que los disparos a los palos no son contados como tiros directos al arco.

Juegos Olímpicos vs Copa del Mundo

En el debut de la Roja Femenina en una Copa del Mundo, con esta misma generación en Francia 2019, Chile también quedó eliminado en fase de grupos. Perdió ante Suecia (0-2) y Estados Unidos (0-3), pero derrotó 2-0 a Tailandia y estuvo a un tanto de la clasificación.

Sólo en el partido ante las tailandesas, Chile intentó con 30 disparos y cinco de ellos fueron entre los tres postes. En ese encuentro, Francisca Lara envió un penal al travesaño y ahora repitió su historia ante Japón, con un polémico tiro al horizontal, que al parecer luego ingresó, pero la tecnología no lo validó.

En los tres partidos en la cita francesa, Chile anotó dos goles en 36 intentos. Claramente frente a las potencias, la situación se complica para las chilenas. En el estreno ante Suecia tuvo cinco disparos, pero sólo uno llegó al marco, y frente a las campeonas Estados Unidos, su única aproximación válida fue un tiro bloqueado.