JUEGOS OLÍMPICOS | MOUNTAIN BIKE

Valero: "Al ver a Schurter al lado pensé: 'lo siento, me toca a mí"

El granadino, de 32 años, conquistó su primer metal olímpico en Tokio. Emuló la hazaña de Coloma con el bronce cosechado en Río 2016.

Tokio
0
Valero: "Al ver a Schurter al lado pensé: 'lo siento, me toca a mí"
Tim de Waele Getty Images

David Valero consiguió en Tokio una hazaña colosal, con la que muy pocos contaban, para colgarse del cuello la medalla de bronce en la prueba de mountain bike. El de Baza (32 años) firmó una remontada espectacular tras superar un percance en los primeros compases de carrera para adelantar a toda una leyenda de la modalidad como Nino Schürtery certificar su posición de podio en los últimos metros del recorrido. Al finalizar la cita, analizó así en los micrófonos de COPE su proeza

-Medalla de bronce olímpica, suena bien...

-Fue un largo camino hasta llegar a estos Juegos. Ha sido increíble. Saber que teníamos apoyo y que estos Juegos iban a seguir adelante era una motivación. Desde Río quería hacer algo grande a nivel olímpico. Es algo muy puntual, que todos nos marcamos. Pero bueno, ha salido tras muchos años de trabajo.

-A los ocho años empiezas en la bici, a los 18 en el mountain bike. En 2021, con una medalla olímpica...

-Al final, mi carrera deportiva fue un poco atípica. Empecé veterano en el ciclismo. Aproveché muy bien los años, tuve maestros en toda mi carrera profesional. He coincidido con Mantecón, con Hermida, con Coloma... Han sido años muy bonitos. Mañana es el turno de Rocío, que viene con la lección aprendida de un maestro que nos ha inculcado esto.

-¿Qué sintió al llegar y saber que eras bronce?

-Cuando crucé la meta era increíble. No podía parar de llorar. Fue espectacular. Este resultado quiero que signifique que todo sale adelante si se lucha. Que es una muestra de lo que hemos pasado en esta pandemia. Para mí esto es trabajo, constancia y muchas dificultades. Días que se te atraviesan, que tienes lesiones.

-¿Es consciente de que en España sólo se habla de usted?

-Sé que conseguí una medalla de bronce, no vi las redes sociales. Hablé con mi mujer, con Coloma y mi staff. Ahora pasito a pasito a analizarlo todo, con mente fría.

-¿Cómo fue esa remontada?

-Después de la mala salida, fue un poco recalcular. Si no estaba delante, se trataba de luchar para hacer el mejor resultado posible. Vi que no recortaba, pero que no me metían tiempo. Fui cogiendo gente. El calor y la humedad jugó a mi favor, porque soy del sur de España. Desde el box me decían: '20 segundos, 15, piensa en tú hijo'. Se me ponían los pelos de punta. Me echaba agua fría en la cabeza y a dar pedales como si no hubiera mañana. Cuando enganché el grupo de la medalla traté de jugar mis cartas.

-¿Dónde colocará la medalla?

-No sé donde, pero en un lugar donde lo vea todos los días. Que nos muestre el sacrificio, que hay que ser trabajador y honesto en esta vida.

-¿Qué veía para ver que eras claro candidato a las medallas antes de la carrera?

-Hice un cambio grande en general. Fui a otro equipo, buscaba nuevos retos, otras motivaciones. Me vino bien para motivarme. Empecé a trabajar con Manu Mateo de preparador y Juan Carlos Llamas de nutricionista. Nos lleva a los tres integrantes del BH. Desde mayo llevé una progresión en las carreras y Copa del Mundo para llegar en las mejores condiciones posibles. Intenté adaptarme a la humedad.

-Van der Poel, Nino Schurter, Pidcock... ¿Te intimidaba el cartel o te hizo crecerte?

-Al final he corrido muchas carreras con ellos a lo largo del año. Van der Poel viene de ganar dos etapas en el Tour y ser líder. Por otro lado también pensaba que de los que estaban en parrilla a todos les había ganado alguna vez, excepto a Schurter. No soy de los que está siempre entre los favoritos, pero cuando me marco un día, me sale bien. Me he hecho respetar y el día que estoy delante, saben que un calentamiento de cabeza puedo dar.

-¿Qué se necesita para conseguir una medalla olímpica?

-Hoy en día, los que estamos en Copa del Mundo, 30 o 40 primeros, tenemos un buen apoyo. Eso lo tenemos todos. En mi caso la motivación extra fue convivir con Coloma cuando consiguió su medalla. Sabía el tipo de prueba al que me enfrentaba. Corremos Mundiales y Copa del Mundo, no sabemos lo que es unos Juegos, que es cada cuatro años. Eso ha sido un punto a mi favor.

-Ganaste por primera vez a Schurter, ocho veces oro mundial, en la carrera olímpica. Ni más ni menos.

-Lo que se me pasó por la cabeza cuando le vi, fue que en 2017 en una Copa del Mundo tuve un mano a mano con él y se me fue la victoria. Hoy me he visto tú a tú y he pensado. Lo siento esta vez me toca a mí.