JUEGOS OLÍMPICOS

Juegos Olímpicos de Tokio: ¿por qué no suena el himno ruso en las ceremonias de medallas?

En 2019 la AMA sancionó a Rusia tras demostrar el dopaje de sus atletas. Te contamos las repercusiones que afectan al himno y la bandera durante los JJOO.

0
Juegos Olímpicos de Tokio: ¿por qué no suena el himno ruso en las ceremonias de medallas?
ALEXEY NIKOLSKY AFP

Sigue en vivo y en directo la ceremonia de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Rusia será una de las grandes ausencias en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El país llevaba ocho clasificaciones consecutivas desde su creación tras la caída de la URSS. Sin embargo, la sanción impuesta por la Agencia Mundial Antidopaje tras una investigación que hizo estallar la esfera deportiva, impide al país del este de los Urales presentarse a cualquier competición deportiva internacional.

Sanción de la AMA

La AMA dictaminó en 2019 la exclusión del país por al menos dos años. La bandera y el himno rusos están vetados de cualquier evento deportivo. Es decir, en el caso de que algún atleta gane una prueba, la ceremonia de entrega de medallas no izará su bandera y ni sonará su hinmo. El COI dio luz verde para que, en caso de ganar alguna prueba, el Concierto para Piano Nº1 dee Piotr Tchaikovsky como alternativa al himno.

Esta sanción excluye a los atletas, que sí podrán participar en los eventos pero en representación de otra organización, en este caso el Comité Olímpico de Rusia o como atletas independientes. 335 deportistas rusos estarán en la Villa Olímpica de Tokio, pero eso sí, antes deberán pasar por un riguroso test antidopaje para que no se vuelvan a repetir los hechos pasados.

Otras competiciones

A parte de los Juegos Olímpicos, la sanción a trascendido a todos los deportes. La selección de fútbol ha sido una de las más afectadas. A día de hoy no se sabe si podrá participar en el Mundial de Qatar 2022, ya clasificada, o si, por el contrario, podrá hacerlo pero sin tener ninguna representación del país en sus camisetas.

El caso de Nikita Mazepin, piloto de Haas, en la F1 fue el más sonado dentro del mundo del motor. Dmitry Mazepin, padre de Nikita, a través de su empresa Uralkali, convenció a los dirigentes de Haas para que pintaran el monoplaza con los colores azul, blanco y rojo, mismos que la bandera rusa. La AMA investigó el caso pero se desestimo.