NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

UD LAS PALMAS

Valles, mano de santo

El meta amarillo sigue en estado de gracia. Ante Osasuna, lució dos paradas en remates de cabeza. Desde que empezara a entrar el el once, en la primavera de 2022, ha sido determinante en la UD Las Palmas.

Actualizado a
Álvaro Valles, ante Brahim.
THOMAS COEXAFP

Ante Osasuna, Álvaro Valles volvió a ser el último bastión insular. Lució en dos paradas a remates de cabeza desde el mismo corazón del área que —en circunstancias domésticas— hubieran supuesto dos goles en contra para los grancanarios. La primera, a contrapié con desvío de trayectoria de Mika Mármol, la segunda, en contra de la lógica por tiempo de reacción, distancia y calidad del tiro.

No se trata de la flor de un día, si no de un rendimiento que se extiende durante temporada y media. Rebobinemos. Cuando llegó García Pimienta a Gran Canaria mantuvo en la meta a Raúl Fernández como había hecho Pepe Mel. Sin embargo, el equipo se desangraba en la defensa de las jugadas de estrategia. Ante el Zaragoza, el ejemplo palmario de por dónde debían mejorar los canarios. Tal era así que Diego Alede, central del Lugo y siguiente rival de los amarillos tras los maños, no dudó en verbalizar el plan de Rubén Albés para ganar en Gran Canaria: “el balón parado”.

Ese fue el contexto en el que entró Álvaro Valles en el once. Y aunque en el primer encuentro ante los lucenses encajó dos tantos, uno tras una falta agónica, su figura no paró de crecer desde la victoria en Valladolid un mes después. Tanta fue su importancia que las botas Jonathan Viera y sus guantes fueron gran parte del sostén del equipo que protagonizó una remontada nunca vista para alcanzar la promoción. Y echar a rodar un inercia que continuó el pasado campeonato en el que los grancanarios consiguieron el ascenso a Primera.

Así, pues hasta aquella primavera de 2022 hunde sus raíces el momento actual del meta amarillo. Alguien, que solo la actuación puntual de Lunin ante el Valencia, le ha sacado de la primera posición como el portero con mayor porcentaje de paradas de LaLiga EA Sports. El ucraniano luce un 85% frente al 78% del sevillano. Unai Simón, el tercer que completa el podio de esta métrica, estando la media de la categoría en un 68%. Estas paradas desembocan también en que el guardameta amarillo es el segundo que más goles ha evitado. Según los datos de OPTA acumula hasta 3,62 en total, quedando a tan solo 0,05 de Dimitrievski, líder de la categoría en este parámetro.

Todo ello, junto al trabajo defensivo de los diez compañeros que tiene por delante Valles, acaba dando como resultado que Las Palmas sea ese extraño elemento entre los equipos que menos goles encajan en la máxima categoría del fútbol español y que suponga la base de una octava posición tras catorce jornadas.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.