NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BARCELONA

Un nuevo Gündogan

El centrocampista ha aumentado su participación en el juego respecto al curso pasado en el City. Pero los 16 toques más por partido que da tienen que ver con su posición. En el área participa menos.

Actualizado a
Gündogan, ante Griezmann en el Barça-Atlético de Madrid del pasado domingo.
Alberto EstevezEFE

En lo que va de temporada en el Barça, Ilkay Gündogan toca el balón 81,25 veces por partido y da 67,95 pases de promedio. Sus medias en el Manchester City en la temporada 2022-23 fueron 62,59 toques por partido y 51,91 pases totales. Se podría entender que es un jugador con más protagonismo en el juego. Sin embargo, hay otro dato significativo que completa la foto. Con el Barça, el alemán toca el balón 1,6 veces por partido dentro del área rival mientras que con el City ese promedio ascendía la temporada pasada a 2,82.

Excelente en cualquier posición del centro del campo, la diferencia del Gündogan de este año en el Barça es que en los últimas semanas ha retrasado su posición unos metros para colocarse más en lo que los técnicos denominan ‘base’ de la jugada. Mientras que en el Manchester City ese trabajo era cosa de Rodri; y si necesitaba de ayuda, Guardiola le ponía de escudero a Stones o al mismo Bernardo Silva, Xavi se ha visto obligado a aprovecharlo como mediocentro al uso.

No era ese el plan inicial del técnico del Barça, que pensaba en un Gündogan más cerca de la portería contraria. Allí había sido determinante en el Manchester City, con goles fundamentales para remontar en la Premier y ganarle la carrera por el título al Arsenal. O con su doblete en la final de la FA Cup contra el Manchester United. “Jugar ahí es increíblemente divertido”, llegó a decir.

Pero Xavi, después de utilizarlo en los primeros partidos más adelantado (de ahí sus asistencias a Pedri contra el Cádiz; o a Ferran en Oporto; más el gol en el Clásico), se ha visto obligado a retrasarlo debido al bajo rendimiento de Oriol Romeu, al que no ha podido mantener como pivote posicional. El plan funcionó ante el Atlético, con Gündogan como faro en el inicio de las jugadas del Barça. El alemán limpió muchas jugadas en su inicio y dio vuelo a Pedri y Frenkie de Jong. Dio la sensación de que Xavi encontraba un camino por ahí, con tres centrocampistas que hablan el mismo lenguaje con el balón y que son capaces de repartirse bien los espacios. Seguramente de los tres, Gündogan sea el que menos recorrido tiene y le benefició jugar algo más parado. El Barça, sin embargo, pierde pegada porque es el futbolista con más gol en ese triángulo. En el Manchester City hizo once goles la temporada pasada. Será difícil que repita cifra en el Barça, pero si sigue jugando al nivel que hasta ahora como metrónomo del equipo, muchos lo darán por bien empleado. Jugador con carácter y liderazgo silencioso, es un ganador como demostró con su ‘rajada’ después del Clásico. Y tiene entre ceja y ceja triunfar en el Barça.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas