NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID

Mismo Madrid, más Barça

El equipo blanco mantiene sus números del curso pasado, pero el culé sustenta su ventaja de cinco puntos con su mejoría y el papel fundamental de Ter Stegen.

El Real Madrid volvió a tropezar en esta cuesta de enero que se le está haciendo larga y, tras el triunfo del Barcelona en casa del Girona por la mínima (0-1), se queda a cinco puntos de los culés en la clasificación de Primera División. El empate en el Santiago Bernabéu ante la Real Sociedad (0-0) llegó del modo más cruel: el Madrid fue mejor, chutó mucho más (20 tiros en total, siete de ellos a puerta; ocho disparos, tres entre palos, para los donostiarras) y dispuso de las mejores ocasiones, pero se topó con su propia falta de puntería y con un Remiro inmenso. En el día en el que estaba prohibido fallar, los de Ancelotti volvieron a atascarse y el Barcelona se escapa a cinco puntos en la clasificación. El equipo de Xavi, a falta de un partido para acabar la primera vuelta, ya es campeón de invierno.

Y, contrariamente a lo que se pueda pensar, el cambio de guardia en el liderato de la Liga de un año a este momento no se sustenta en una caída de rendimiento del Madrid, sino en una elevación impresionante de las prestaciones ligueras del Barcelona. Las estadísticas así lo respaldan, empezando por los puntos: el Madrid lleva 42 en 18 partidos y es segundo, cuando en la temporada 2021-22 era primero con 43 puntos, uno más. Es el Barcelona el que ha dado el salto: lleva 47 puntos cuando, hace un año, era séptimo y apenas había sumado 28, un aumento de 19 puntos que le permite estar en situación inmejorable para liderar con solvencia el campeonato.

Las diferencias en la producción ofensiva y defensiva del Madrid también son mínimas, casi imperceptibles: llevaba 39 goles a favor y 15 en contra tras 18 jornadas en la 2021-22; esta temporada son 38 goles a favor y 16 encajados, por lo que el balance apenas ha pasado de +24 a +22. Ha disparado prácticamente lo mismo en total (225 tiros en la 2021-22; 218 este curso), a portería (115 a 102) y ha recibido casi los mismos disparos a su propia portería (63 a 65). Se percibe una ligera recesión en sus estadísticas que justifica el punto menos que ha sumado respecto a hace un año.

Ter Stegen, con el Barcelona.
Ampliar
Ter Stegen, con el Barcelona. Alex CaparrosGetty

Pero, de nuevo, es el Barcelona el que ha elevado el listón, especialmente en defensa: lleva anotados 37 goles cuando el curso pasado eran 29, un aumento de ocho dianas, y ha conseguido encajar sólo 6 tantos por los 22 que había recibido tras 18 jornadas en la Liga 2021-22. Ha conseguido aumentar sus disparos totales (de 118 a 217), los que van entre los tres palos (de 87 a 104) y reducir los remates en contra que tiene que atajar Ter Stegen (de 53 a 46).

Pero no está claro que ese salto defensivo haya llegado con una mejoría muy evidente del sistema de Xavi a la hora de bloquear el juego ofensivo rival. Tanto Barcelona como Madrid han generado casi las mismas grandes ocasiones (62 los culés, 57 los blancos) y el ratio de conversión de las mismas es muy parejo (47% para el Barça, 42% para el Madrid); ambos han proyectado los mismos goles esperados, según los datos de la herramienta estadística de Opta, con 38, y los dos casi cumplen esa previsión. Los blancos la superan por un goles, los culés se quedan un tanto cortos.

Ter Stegen sustituye a Courtois

Está siendo Ter Stegen el protagonista principal de la actual bonanza azulgrana en Liga, pues ha logrado reducir la cantidad de goles que el Barcelona debería haber recibido, con las ocasiones que ha concedido, en nueve: la previsión de Opta dicta que debería haber encajado 15 goles, pero la clasificación muestra que apenas han sido 6. En el caso del Madrid, la cifra de goles recibidos esperables es de 19 y Courtois apenas ha logrado recortarla en 3, hasta los 16. Ahí está la clave del actual liderato del Barcelona.

Courtois ha recibido 53 tiros a portería, de los cuales ha rechazado 39, un 74%; no ha sido, en cualquier caso, sólo responsabilidad suya, pues Lunin también tuvo que jugar cuatro partidos por lesión del belga, en los que recibió 12 disparos entre palos y detuvo 10, el 83%. La muestra del ucranio es demasiado baja como para obtener conclusiones, resulta más fiable la del belga y la comparación con Ter Stegen explica la situación actual de la Liga: el alemán se ha enfrentado a 42 remates entre palos y ha detenido 36, el 86%. Paradas decisivas que tienen al Barcelona con cinco puntos de ventaja sobre el Madrid y a Ancelotti empezando a darle vueltas para voltear la situación: “Nos sacan cinco puntos. Tenemos que correr...”.