NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ATHLETIC

Las tareas urgentes que debe afrontar el presidente Uriarte

Firmar a Valverde, abordar el ‘caso Moncayola’, nombrar a un responsable deportivo, renovar a Capa...

Actualizado a
Jon Uriarte, tras ganar las elecciones
AIOLDiarioAS

Jon Uriarte pidió una tregua el viernes tras imponerse como presidente del Athletic dejando atrás un mes de dura campaña. Eso en su caso, ya que en el de los dos oponentes, Iñaki Arechabaleta y Ricardo Barkala, estuvieron diez días más dando formas a sus ideas. Tras la fiesta hasta la madrugada en un conocido local de ambiente bilbaíno, quería descansar y hacer deporte el fin de semana. Puede decirse que mañana arranca la era Uriarte en Ibaigane, con una colección de desafíos deportivos, económicos e institucionales que van a dejarle sin vacaciones estivales. Su agenda está apretada.

Lo más inmediato es cerrar la firma de Valverde, que inicia su tercera etapa como entrenador rojiblanco. El sucesor de Elizegi avanzó durante la campaña que los contratos se harán con variables por objetivos durante su mandato, una tarea complicada en Bilbao. Habrá que ver si puede llevar a cabo sus intenciones. Lo siguiente es cerrar los flecos pendientes de la pretemporada, aunque ya está muy avanzada, con una estadía en Alemania entre el 16 y 23 y amistosos ante Borussia Mönchengladbach, Duisburgo, Bochum, Mainz 05 y Newcastle. Y a continuación, solventar el ‘caso Moncayola, un fichaje cerrado con Barkala porque le gusta a Valverde y que ahora deberá reconducir Uriarte, ya que no está dispuesto a pagar los 22 millones de la cláusula de rescisión del centrocampista rojillo. Pensará que no es cuestión de dejar ‘tirado’ al chaval, expuesto a la ira de El Sadar. “No podemos arruinar el club”, rechazó hace días.

También hay que hablar con Capa para sellar su renovación, estancada con Elizegi. El foco se va a poner en los despachos: hay que hacer numerosos descartes y decidir qué pasa con los cedidos con opción de repesca, como Guruzeta. Si el delantero regresa, como todo hace indicar, habrá 34 jugadores y Valverde se suele manejar con 23-24. Nolaskoain, Morcillo, Córdoba, Iñigo Vicente y García de Albéniz regresan. Malcom y Luis Bilbao tratarán de dar el salto desde el filial. Y todo ese ajetreo no puede bloquear la mirada a medio plazo, como sentarse con Iñigo Martínez, el león más valioso en la actualidad, para negociar su renovación. Además, Ezkieta debería reconsiderar su idea de salir, ahora que no está Marcelino y todos parten de cero.

La vertiente institucional también le absorberá mucho tiempo en sus primeros días de gobierno. Mikel González ha sido sondeado para el área de metodología de Lezama, pero aún debe rescindir su compromiso con el Alavés. Le toca al mandatario nombrar al director de fútbol tras destituir a Aviña y poner los pre-avales por el cinco por ciento del presupuesto vigente, esto es, siete millones de euros. Más adelante deberá dar las primeras pinceladas a la Asamblea Ordinaria de octubre, donde presentará su presupuesto y recibirá el primer veredicto de los socios sobre su gestión. Al margen, intentará reagrupar la familia rojiblancas tras un nuevo proceso electoral que reabre heridas, una tarea muy compleja en la era post-Urrutia.

Al emprendedor bilbaíno le corresponde convivir con los nuevos Estatutos Sociales, que ya apoyó con anterioridad a su votación cuando era precandidato, gestionar la Grada Popular de Animación, maximizar los recursos de Lezama, llegar a los 30 millones de euros anuales en ingresos atípicos, y recuperar peso ante LaLiga sin que eso erosione las relaciones fluidas con la Federación Española de Fútbol. Ya dejó claro que no va a cambiar de parecer con el fondo CVC, el club lo seguirá rechazando. También gestionará la opción de brindar a Amazon un reportaje sobre los valores del club, algo que encarriló su rival Arechabaleta y prometió ceder a quien ocupase Ibaigane en caso de no salir ganador en las urnas.

Su directiva la completan otras 18 personas, todas ellas afines a Jon desde el ámbito formativo y profesional. Hay dos vicepresidentes: Nerea Ortiz, mano derecha de Uriarte y gerente en el centro de investigación de excelencia Basque Centre for Climate Change; y Jon Ruigómez, director del Museo Marítimo de Bilbao. Sergio Navarro, exasistente de Paco López en el Levante, se pondrá al frente de la cantera. Y Xabi Arrieta, que ha militado en el club Bizkerre, mandará en la sección femenina.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?