NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BARCELONA

La maldición del lateral derecho

Si hay una posición en el campo maldita desde que aterrizó Xavi Hernández es la del lateral derecho.

Actualizado a
EFE/Juan Herrero
Juan HerreroEFE

Han ido pasando jugadores y el hueco sigue vacío, por una u otra circunstancia, vacío o, quizás lo que es peor, detestado. Nadie quiere jugar en el carril derecho, como si se tratara de una maldición faraónica, y quien lo hace, es más por obligación que por devoción.

De hecho, el grado de entropía que ha entrado el club en esta cuestión es de tal calado, que ni tan siquiera el único lateral derecho natural que tiene la plantilla, João Cancelo, juega en esa posición. El portugués lleva dos partidos saliéndose en el carril izquierdo, ante la mirada atónita de Alejandro Balde, afianzándose como algo más que un simple recurso o alternativa. Y es que en los partidos que ha jugado por la derecha, Cancelo ha mostrado su peor cara: caótico, errático, disperso, irregular... En cambio, ha sido cambiarle a la otra cal del campo, y ha aparecido, como si se tratara de una revelación mariana, el Cancelo del City, un jugador tan dinámico, como ofensivo, asociándose a las mil maravillas con su compatriota João Félix, pero sin perder su vocación defensiva ni desordenarse en el campo.

Con Cancelo viviendo en la siniestra, Xavi ha tenido que recuperar a los ‘renegados’ para ocupar la banda derecha. Y les llamamos así porque ellos han sido los primeros en mostrar públicamente sus reticencias en jugar tan escorados. El primero fue el francés Jules Koundé, quien se reunió a final de la temporada pasada con el técnico para comunicarle su desencanto por jugar en la banda derecha -el Barcelona había cerrado el curso con el récord de menos goles encajados en una Liga-. Xavi atendió los deseos del internacional galo, y durante los primeros meses jugó como central. Pero el día del Alavés en Montjuïc acabó siendo el punto de inflexión para Jules. Su nefasto partido, intentando infructuosamente frenar a Samu, obligó a Xavi a cambiarle a la banda derecha, para que fuera Ronald Araújo, quien ocupara el hueco de central, frenando de esta forma la sangría.

0-1. Jules Koundé celebra con sus compañeros el primer tanto que anota en el minuto 45 de partido.
Ampliar
OSKAR MONTERODIARIO AS

Desde ese momento, se han ido alternando la banda entre Koundé y Araújo. Y eso que el charrúa tampoco tardó mucho en dejar muy claro que prefiere jugar de central -hasta ahora solo se había recurrido sus servicios en el carril para frenar a Vinicius en los Clásicos-, por lo que el morbo ha ido ‘in crescendo’ en los últimos días.

Y para rizar más el rizo, Xavi recordó que tanto Koundé como Araújo juegan en el lateral en sus respectivas selecciones. Un dato nada baladí si tenemos en cuenta que los seleccionadores son Marcelo Bielsa y Didier Deschamps.

Ahora mismo, y viendo el rendimiento de cada uno de los protagonistas, parece claro que Koundé tendrá que ir asumiendo que donde es más útil para el equipo es en la banda derecha. El curso pasado fue la mejor solución y no tiene ningún sentido rectificarlo, por mucho que el jugador a veces parece querer jugar a la carta. Los centrales están bien definidos con Araújo y Christensen, este último al menos hasta que se recupere Íñigo Martínez, y Cancelo seguirá la izquierda, hasta que Balde dé un paso adelante, porque del otro lateral, Marcos Alonso, tampoco se espera mucho más. Como tampoco de Sergi Roberto, el capitán ‘multiusos’ con menos recorrido, al menos en lo que llevamos de curso.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas