NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID

El talento que taponó la CMK

El adiós de Casemiro rompe una sociedad que ha privado de continuidad a futbolistas como Kovacic, Marcos Llorente, Odegaard...

Actualizado a
Real Madrid squad for La Liga 2022-23: player profiles
JESUS ALVAREZ ORIHUELADiarioAS

A Modric es imposible ponerle fecha de caducidad, visto su rendimiento incansable cuando los 37 años están a la vuelta de la esquina. Kroos se la pondrá él mismo, de ahí que optase por aplazar su posible renovación aún finalizando su vinculación actual con el Madrid al final de este curso. Sin embargo, el reciente adiós de Casemiro rumbo a Mánchester ha roto una sociedad icónica. El fin de la CMK, de la Santísima Trinidad, del Triángulo de las Bermudas que cerró las puertas a varios futbolistas que tuvieron que hacer las maletas en busca de oportunidades. Y es que, uno de los mejores centros del campo de la historia apenas ha dejado migajas en forma de minutos durante siete temporadas...

Case regresó de su mili en Porto en julio de 2015 y no tardó en asentarse al lado de Modric y Kroos, tras haber dejado trazos de personalidad en la 2013-14 en la vuelta de cuartos en Dortmund (jugó los 20 minutos finales, cuando los blancos se descosían y el Borussia amenazaba con remontar el 3-0 de la ida). A partir de ahí, no hubo discusión ni hueco regular para visitantes, con Mateo Kovacic, Marcos Llorente u Odegaard como víctimas ilustras y Ceballos, Camavinga o Valverde como candidatos a heredar tras esperar la abdicación.

Los damnificados

Por cronología es Kovacic el primero salir a la superficie. El croata llegó el mismo verano que Casemiro, con 21 años, a cambio de 38 millones de euros y como uno de los centrocampistas más prometedores del continente tras confirmar en el Inter lo apuntado en el Dinamo Zagreb. Con un perfil diferente a la CMK, brillaba su despliegue físico y capacidad para romper líneas a través de su poderosa conducción de balón. A pesar de ser muy importante en el Madrid, disputar 109 partidos en tres temporadas y engordar su palmarés con hasta nueve títulos, las tres Champions consecutivas bajo las órdenes de Zidane entre ellos, nunca logró hacerse con el puesto de titular indiscutible y encarnó como nadie el rol de jugador número 12. En 2018 buscó galones en el Chelsea con una cesión donde convenció a los blues a pagar 45 millones de euros por su fichaje el verano siguiente.

Kovacic y Marcos Llorente, preparados para sustituir a Modric y Casemiro.
Ampliar
Kovacic y Marcos Llorente, preparados para sustituir a Modric y Casemiro.Carlos Diaz-RecioDIARIO AS

Marcos Llorente es el siguiente que tuvo que hacer las maletas. En 2019, cuando pilló a algunos a contrapié al optar por cambiar de barrio en la capital de España y unirse al Atleti a cambio de 30 millones de euros. Tras brillar en La Fábrica, se marchó al Alavés en la 2015-16 como cedido y se convirtió en una de las mayores revelaciones de la Liga. Un portento físico insaciable a la hora de recuperar balones que se ganó formar parte de la plantilla del Madrid entre 2017 y 2019. Una lesión de Casemiro le hizo ganar importancia hasta ser nombrado mejor jugador de la final del Mundial de Clubes de 2018, donde, a pesar de estar ya recuperado el brasileño, mantuvo un lugar en el once. Algunos problemas físicos le privaron de más oportunidades, no obstante, aun así, en dos temporadas no pasó de los 36 partidos totales y ello le invitó a probar suerte fuera del Bernabéu. Curiosamente, en el Metropolitano logró esa regularidad buscada, pero reconvertido en un futbolista mucho más ofensivo que el criado en la cantera blanca.

Odegaard, el día de su debut con el Madrid en mayo de 2015.
Ampliar
Odegaard, el día de su debut con el Madrid en mayo de 2015.

En tanto que Odegaard, ahora mucho más mediapunta y capitán general en el Arsenal, también prefirió buscar las mieles de la continuidad fuera del Real Madrid. El noruego fichó como niño prodigio con 15 años y tras unos años al trantrán en el Castilla, utilizó los préstamos como trampolín. Primero el Heerenveen, luego el Vitesse y finalmente la Real Sociedad le pusieron en órbita de nuevo. Parecía que en 2020 llegaba el momento de mostrar su talento en el club blanco, pero después de disputar apenas 9 partidos (357 minutos) en la primera vuelta, con las puertas cerradas principalmente por Modric, decidió que era el momento de partir. En seis meses conquistó a Arteta en Londres y el verano pasado desembolsaron 35 millones para convertirle en ‘gunner’ a tiempo completo. Kovacic, Marcos Llorente y Odegaard, tres futbolistas con gran potencial para ocupar la sala de máquinas blanca, si no hubiera tenido tres tiranos por ocupantes...

Los primeros en la línea de sucesión

Ahora aparece Aurélien Tchouameni como el nuevo Casemiro, con Camavinga, Ceballos y un Valverde reconvertido a ‘falso extremo’ como candidatos a llenar los huecos futuros como constructores por delante del destructor. El recién llegado ha tenido la fortuna de ver cómo el de São José dos Campos le allanaba el camino de la titularidad y no ha tardado en alzar la voz con un partido sobresaliente contra el Celta. Cama también ha probado las mieles del once inicial en las dos primeras jornadas ligueras, pero marcado por la rotación y los problemas físicos de Kroos. Eso sí, su techo, a sus 19 años y tras dejar trazas de futbolista superior en su primer año en el Madrid, se vislumbra altísimo y en el club entienden que la manija futura es suya. Valverde, sobre el papel, será su compañía, aunque últimamente sea mucho más atacante, acostado en banda derecha, que centrocampista. Mientras que Ceballos es quien más debe pelear por no formar parte del grupo de damnificados. Aunque Ancelotti está encantado con su compromiso y su rendimiento cuando le ha brindado oportunidades y apunta a ganar importancia a lo largo de un curso cargado de partidos. Son los primeros en la línea de sucesión de un centro del campo legendario.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?