NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID

El Halcón vuelve a ser Pajarito

Valverde es uno de los futbolistas que más necesita el Madrid que recupere sensaciones. Lleva siete partidos sin ver portería con el equipo blanco y su incidencia en el juego ha disminuido.

Actualizado a

Valverde visitaba Arabia por tercera vez con un recuerdo inmejorable. Su derribo a Morata en 2020 y su tanto al Barça en 2022 supusieron dos grandes impulsos para su carrera. Escenario idílico para volver a sacar las garras. Recordar al Halcón que voló durante el tramo inicial del curso con un fusil a la espalda, convirtiendo la apuesta de los diez goles con Ancelotti en un mero trámite. El 2 de noviembre marcaba su octavo tanto, en la manita al Celtic (5-1). Apenas llevaba 18 partidos disputados. Desde entonces, se apagó la luz del punto de mira. Siete encuentros con el Madrid y tres en el Mundial con Uruguay sin celebrar un tanto. Dato anecdótico, si no fuera porque su incidencia en el juego, especialmente tras Qatar, ha disminuido. La Supercopa, en esta ocasión, no fue trampolín.

En semifinales pareció cambiar el paso, con un partido ante el Valencia con regusto dulce. Se desfondó, rozó el gol con un zapatazo marca de la casa y dibujó una versión más colorida que el gris Valverde que ha regresado de la cita mundialista. Sin embargo, contra el Barcelona caminó hacia atrás. Ancelotti le devolvió al tridente de ataque. El objetivo, potenciar la presión a la salida de balón azulgrana y echar un cable a un Carvajal que tendría trabajo con Gavi y Balde. El leganense lo sufrió, pero el charrúa no tuvo su día y no pudo multiplicarse como en otras ocasiones. Según los datos recogidos por Olocip, con sus acciones sumó un valor de apenas 0,03.

En el encuentro frente a los de Gattuso llegó hasta 0,25, reflejando esa mejoría mencionada, misma cifra que alcanzó en la derrota en Villarreal de Liga. Mientras que en la vuelta a la competición ante el Valladolid, a pesar de la victoria, Valverde se quedó en un 0,08. Y tampoco pudo imponerse contra un Cacereño que le anuló y dejó su aportación en 0,06. Un 0,13 de media en los cinco partidos que ha disputado desde el Mundial, cifra que resalta con el sensacional promedio que todavía mantiene en Liga, un 0,52. Un 75% más... Olocip es especialista en aplicar la inteligencia artificial al fútbol, analizando no solo el deporte rey de manera cuantitativa, sino también cualitativa, incrementando el valor de las acciones según su importancia para marcar o evitar un gol. El impacto de Fede en los partidos ha bajado. Curiosamente, coincidiendo con el bajón general. El Madrid le necesita.

Desde el Mundial, Valverde es otro.
Ampliar
Desde el Mundial, Valverde es otro. PABLO PORCIUNCULAAFP

Valverde es consciente. “Nos faltó esa actitud, esas ganas… Cuando quieres ser campeón tienes que salir a ganarlo todo, a dar más del 100% y hoy creo que nos faltó. Salimos a un 90, a un 80%, y contra un rival así en una final no se puede hacer. Tenemos que dar la cara todos y seguir adelante”. Así se expresó tras la derrota en el King Fahd, el único madridista en tomar la palabra tras el batacazo, amén de Ancelotti. Sigue siendo titularísimo, ya sea como tercer asta del tridente o en la sala de máquinas, donde la baja de Tchouameni le puede seguir empujando. Solamente en Cáceres salió desde el banquillo, y tras el descanso ya estaba sobre el césped del Príncipe Felipe. El jueves, nuevo duelo copero. Visita a Vila-Real de nuevo. En La Cerámica, el Madrid se juega mucho más que el pase a cuartos. Para recuperarle la cara la temporada, nada mejor que ver de nuevo a Valverde desplegar las alas. El Madrid vuela más alto con el Halcón, no con el Pajarito.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?