NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID

Benzema, con sangre en los ojos

Según ha podido saber AS, por Valdebebas circula el runrún de que tiene ganas de revancha. De ‘contestar’ a muchos con goles. Está ultra motivado y el Madrid se ilusiona con lo que ve.

MadridActualizado a
Benzema, con sangre en los ojos

Benzema quiere hablar... y está dando que hablar. Sobre todo por Valdebebas, donde lleva machacándose desde el 19 de noviembre, cuando Deschamps le preparó el avión de vuelta a Madrid, tras sufrir una -leve- lesión en el cuádriceps de la pierna izquierda. “Lo siento, pero te tienes que ir”, fueron sus palabras. Y Karim, incrédulo (se veía llegando a octavos), no volvió. La frustración de la situación llenó su depósito de furia y desde entonces, está ultra motivado. Canalizar las emociones, a veces, es difícil, pero sí se consigue... es automáticamente dinamita. Y según ha podido saber AS, por la Ciudad Real Madrid circula el runrún de que Karim tiene serias ganas de revancha.

Karim Benzema, jugador del Real Madrid, se incorpora a la concentración de la selección francesa para el Mundial de Qatar 2022.
Ampliar
Karim Benzema, antes de la concentración mundialista.FRANCK FIFEAFP

De ‘contestar’ a muchos con goles. Volviendo a ser el jugador que deslumbró la temporada pasada y se afianzó, por méritos propios (44 goles en 46 partidos; incluidos cinco en las tres grandes remontadas europeas), el Balón de Oro. Asoma aquel Karim, al que el madridismo lleva toda la temporada añorando: sólo suma 954 minutos, siendo el 13º de la plantilla, por detrás de Rüdiger (1.001′) y Rodrygo (1.360′), entre otros. Únicamente suma seis goles y, por primera vez desde que aterrizó en Chamartín el verano de 2009, se ha quedado sin marcar en una fase de grupos de la Champions. Las lesiones y una ‘fatiga muscular’ le han estado lastrando. Pero ya es pasado.

Una pesadilla de tres meses

Lleva semanas entrenando sin un ápice de dolor. ‘Al fin’, pensará, tras meses de inestabilidad. Un periplo que empezó el 6 de septiembre en Glasgow y le ha hecho perderse el 43% de los partidos esta temporada (nueve de los 21). Primero: Mallorca, Leipzig y el derbi en el Metropolitano. Volvió, jugó dos partidos y nacieron las ya famosísimas dos palabras: ‘fatiga muscular’. Una sombra que le persiguió tiempo después y generó un enorme debate, haciéndole invisible las semanas previas al Mundial (en los últimos seis partidos sólo jugó 26′, intranscendentes y poco exigentes, ante el Celtic). De ahí, a Qatar. Y de Doha, a Madrid. En total, esta temporada acumula 63 días en la enfermería.

Benzema, de perfil, durante una concentración oficial.
Ampliar
Benzema, de perfil, durante una concentración oficial.FRANCK FIFEAFP

De retour

Pero... borrón y cuenta nueva. Esa es la cuestión. Tras el ‘desprecio’ de Deschamps, ha cambiado el chip y está sudando en Valdebebas como nadie. Recuperando fuerza en el gimnasio, ritmo en los amistosos y confianza en el vestuario. Es otro, el de antes. Quienes le ven en el día a día aseguran que no es que esté motivado, sino ultra motivado. Que todo lo que le lleva sucediendo estos meses atrás lo está usando como gasolina para llenar su depósito de hambre particular. Que tiene unas ganas abismales de reivindicarse. Su actitud es indómita y en el club se ilusionan por decreto. Porque ven a Benzema afilando sus colmillos para el regreso de la competición. Y eso son palabras mayores.