NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BARCELONA

Alba echa un cable a Bellerín

Su negativa a salir del club ha obligado al club a modificar la hoja de ruta para el lateral derecho, al no haber ‘fair play’ suficiente para traer la primera opción, Thomas Meunier.

Actualizado a

El no de Jordi Alba a la oferta del Inter de Milán ha tenido más de un efecto colateral. El primero, y más grueso, es el ‘overbooking’ que tendrá Xavi Hernández en el carril izquierdo, ya que aparte del capitán, también estarán Alejandro Balde, que ha sorprendido gratamente a los técnicos y que seguirá en dinámica de primer equipo toda la temporada, y Marcos Alonso, el fichaje ansiado desde un principio por los técnicos para fomentar la competencia en el lateral izquierdo. Tres jugadores para una posición, donde en principio Alba parte con cierta desventaja, tal como se ha constatado en este inicio de temporada, donde tras ser titular en la primera jornada ante el Rayo, ha ‘chupado’ banquillo en las dos siguientes.

El otro efecto del ‘no’ del internacional español afecta curiosamente al otro lateral, el derecho. Y es que la salida de Alba hubiera liberado casi 9 millones brutos, ya que el Inter se comprometía a pagar el 60% de su ficha, por lo que se liberaba suficiente margen salarial para afrontar la opción del lateral belga del Borussia de Dortmund, Thomas Meunier, el elegido por Xavi para reforzar el carril derecho, tras los fichajes frustrados de César Azpilicueta y Juan Foyth.

Sin embargo, la opción de Meunier se cayó esta misma mañana tras confirmarse que Alba se quedaba en Barcelona. De hecho, ‘Mundo Deportivo’ explicaba que el club blaugrana llamó hoy mismo a Héctor Bellerín para comunicarle que era el elegido para reforzar la banda derecha, ya que su llegada no comprometía el ‘fair play’ al aterrizar con la carta de libertad bajo el brazo y aceptando cobrar mucho menos que en el Arsenal.

Hay que tener en cuenta que el fichaje de Meunier implicaba un traspaso cercano a los 12 millones de euros, cantidad que se tenía que amortizar por los años que iba a jugar, y que contabilizaba ya una parte en la primera temporada dentro del ‘fair play’, al que había que sumar su ficha. Unas cifras que sólo se podían abordar en el caso de que una ficha alta abandonara el club.

Así pues, con las salidas de Pierre Emerick Aubameyang, Sergiño Dest y Martin Braithwaite, el Barcelona pudo acabar de certificar las operaciones de Marcos Alonso y Héctor Bellerín, dando de esta forma por cerrada la plantilla.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?