NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

QATAR 2022

Casemiro es el jefe

Tras un inicio un tanto complicado, el mediocentro se asentó en el Manchester United y llega al Mundial en plena forma. Es clave para Tite en Brasil.

Doha (Qatar)Actualizado a
DOHA, QATAR - NOVEMBER 20: Casemiro of Brazil poses during the official FIFA World Cup Qatar 2022 portrait session on November 20, 2022 in Doha, Qatar. (Photo by Buda Mendes - FIFA/FIFA via Getty Images)
Buda Mendes - FIFAGetty

Casemiro disputará en Qatar su segundo Mundial, el primero como jugador del Manchester United. El mediocentro fue traspasado en verano a los Red Devils por 72 millones de euros + 13 en variables, poniendo fin a una etapa dorada en el Real Madrid en la que ganó 18 títulos, Champions, 3 Mundiales de Clubes o 3 ligas entre otros. Ahora, con Brasil, el equipo se encomienda a su oficio para aspirar a la sexta estrella, esa que se le resiste a la canarinha desde hace 20 años.

Desde que debutara en 2011 con la pentacampeona del mundo (65 internacionalidades, cinco goles), la importancia de Casemiro ha ido aumentando con el paso de los años. No estuvo en el Mundial de 2014 en su país por decisión técnica de Scolari; se perdió los cuartos de final de Rusia 2018 por acumulación de tarjetas y en 2022, en el año en el que menos había jugado a comienzos de temporada, marcado por su tardío traspaso al Manchester United, la selección de Tite necesita de su experiencia para aspirar al trono.

La temporada de Casemiro ha ido claramente de menos a más. En sus tres primeras convocatorias con el Manchester United en la Premier League apenas sumó 51 minutos (10′ contra el Southampton en la jornada 4; 31′ ante el Leicester en la 5 y 10′ frente al Arsenal en la 6). En la Europa League, no obstante, fue titular en las seis primeras jornadas y ten Hag, su entrenador, aducía que tenía que adaptarse a su sistema de juego para ir entrando poco a poco en el once. No se equivocaba.

A partir de la jornada 10, contra el Everton, una después de la debacle contra el City (6-3, apenas tuvo 30 minutos de juego), Casemiro apareció en el once y nadie le movió de ahí. De hecho, el Manchester United se mantuvo invicto durante cinco jornadas consecutivas, hasta la derrota por 3-1 en el campo del Aston Villa el pasado 6 de noviembre. El equilibrio que aporta al equipo, unido a su oficio y jerarquía, le han permitido hacerse un hueco en un equipo irregular, pero que bajo la dirección de campo del exjugador del Real Madrid se siente mucho más fiable en defensa.

Con Brasil, la importancia de Casemiro es indiscutible, a tal punto de que ha sido titular en los cuatro encuentros de la canarinha en 2022: disputó 71 minutos en la goleada por 5-1 a Corea del Sur el 2 de junio; 85′ cuatro días después ante Japón (1-0); 63′ frente a Ghana en septiembre (3-0) y finalmente 90′ contra Túnez, en París, en el último compromiso de los de Tite antes del Mundial. Números que ensalzan su importancia en una selección que no cuenta con muchos jugadores de su perfil, a excepción de Fabinho.

Casemiro es el sostén de Brasil. En un elenco de jugadores de tanta calidad, habituados a solo mirar la portería rival, tener a un guardián por detrás que de tanto equilibrio es fundamental. Aunque Tite se esté blindando ante la prensa y no quiera dar pistas, todo hace indicar a que en el debut contra Serbia, este jueves a las 22 horas en el Lusail Stadium, de Doha, el doble pivote será Casemiro y Paquetá y no Fred, que partía, a priori, como favorito para ocupar la sala de máquinas, esa que representa a la perfección el equilibrio y el conservadurismo de esta selección.